«¿Por qué los mayas inventaron el fin del mundo?»

21 de diciembre de 2012. Fin del mundo. Información que circula por medio mundo, supuestamente en base a un calendario maya. Pero los mayas no predijeron el fin de los días, y mucho menos lo inventaron. La falsa predicción ha provocado un negocio muy rentable y ‘soluciones’ antiapocalípticas de lo más extravagantes.

ION TELLERIA|DONOSTIA|2012/12/19|3 iruzkin

«¿Por qué los mayas inventaron el fin del mundo? – No, nosotros no inventamos el fin del mundo. Nosotros ni siquiera concebimos el fin del mundo». Estas frases son parte de la conversación que mantiene la autora del vídeo que acompaña esta información con el sacerdote maya de nombre Jony.

El sacerdote de origen guatemalteco explica en el vídeo la supuesta predicción del fin del mundo que dicen medios de medio mundo que hicieron los mayas en su calendario hallado en el yacimiento de Tortuguero, en México. Tal como explica el sacerdote en el vídeo, el calendario en cuestión solo fija en el solsticio de invierno de este 2012 el inicio de una nueva era en el calendario de cuenta larga.

Aunque arqueólogos, especialistas y los propios mayas han negado tal predicción, durante los últimos años ha ido creciendo la bola de que el mundo llegaría a su final el viernes, 21 de diciembre de 2012, quizás provocado por el desconocimiento hacia esta cultura milenaria.

Incluso la agencia aeroespacial estadounidense, la NASA, ha publicado varios informes para desmentir la predicción. Primero lo hizo con un vídeo que explicaba por qué no había fundamento científico que sustentara tal predicción, y más tarde con otro preparado para el día después, para el 22 de diciembre, titulado ‘¿Por qué el mundo no se acabó ayer?

Algunos sí pasarán a mejor vida

Las consecuencias reales del supuesto fin del mundo son que algunos pasarán a mejor vida, pero gracias al ingente negocio que ha provocado la predicción en dos vertientes: la referida al interés por los vestigios de la cultura maya, y la relacionada con la sociedad del miedo.

En cuanto a la primera, la secretaría de Turismo mexicana declaró hace unos días que la estimación prevista de turistas en la región maya para todo el año había sido superada en 10 millones de visitantes ya en julio.

Por otro lado, el pavor con el que miles de ciudadanos en todo el mundo acogen este tipo de noticia ha provocado que empresas que se dedican a la alimentación relacionada con la supervivencia (productos deshidratados, pastillas purificadoras de agua...) hayan visto crecer sus ganancias muy considerablemente; corporaciones como Northwest Shelter Systems, especializada en la construcción de refugios, ha incrementado sus beneficios en un 70%, las fiestas de ‘fin del mundo’ han provocado grandes consumos no previstos y, por ejemplo, en varias zonas de China se han agotado las velas por miedo a que no haya luz eléctrica.

Cobertura del fin del mundo y ‘bolas de Noé’

Además de las oportunidades de negocio abiertas por la falsa predicción, el pánico ha provocado ‘soluciones’ y consecuencias de lo más variopintas. Así, hay servicios que ofrecen seguir el fin del mundo en directo a través de internet, hay quien ha diseñado aparatos cilíndricos al estilo del arca de Noé, que alguno ha denominado ‘bolas de Noé’, e incluso existe una «petición internacional para que los líderes mundiales expliquen qué saben sobre el fin del mundo», que ya cuenta con más de 7.000 firmas.

Y la lista de extravagancias sigue, basta con consultar en Twitter #Doomsday (equivalencia en inglés de ‘fin del mundo’).

¿La profecía que se cumple a sí misma?

Durante siglos existen referencias filosóficas a las profecías que se cumplen a sí mismas, en el siglo pasado fue William I. Thomas quien dijo que «si las personas definen las situaciones como reales, estas son reales en sus consecuencias». Quizás por ello lo ocurrido con esta supuesta profecía no es un caso aislado, y quizás también por ello camina este mundo en la dirección que lo hace. ¡Y en menos de dos semanas será 2013!

LOTURAK