Miles de personas exigen en Donostia la puesta en libertad de Iosu Uribetxeberria

La movilización convocada ha sido una de las más numerosas que se han registrado en Donostia coincidiendo con el inicio de Aste Nagusia. Iosu Uribetxeberria y el resto de presos enfermos han cobrado un protagonismo especial.

NAIZ.INFO|DONOSTIA|2012/08/11|4 iruzkin
20120811_donostia
Miles de personas han recorrido las calles de Donostia en defensa de los derechos de los presos políticos vascos. (Ander GILLENEA/AFP PHOTO)

Miles de personas han secundado la convocatoria de Herrira para solidarizarse con el preso arrasatearra Iosu Uribetxeberria y exigir que se respeten los derechos del conjunto de presos políticos vascos.

La multitudinaria marcha, convocada por el movimiento Herrira, ha partido sobre las 17.30 desde Sagüés bajo el lema «Giza eskubide guztiak. Euskal presoak Euskal Herrira. Repatriate Basque Prisoners».

La movilización convocada por Herrira ha sido una de las más numerosas que se han registrado en Donostia coincidiendo con el inicio de Aste Nagusia.

Cuando la cabecera de la manifestación llegaba a la plaza Okendo, todavía había personas que estaban iniciando el recorrido de la movilización en la explanada de Sagues. De este modo, la prohibición de Interior de realizar el recorrido habitual ha tenido como efecto que miles de personas llenaran el paseo de la Zurriola, el de Ramón María Lilí, el puente de Santa Catalina, el paseo de la República Argentina y la propia plaza de Okendo.

Al inicio de la manifestación, otra pancarta ha exigido la puesta en libertad de Iosu Uribetxeberria, gravemente enfermo y en huelga de hambre, y de los otros 13 presos que padecen graves enfermedades.

La marcha ha estado encabezada, entre otros, por las cinco personas que se encuentran en huelga de hambre indefinida con el objetivo de denunciar la situación por la que atraviesa el preso arrasatearra, ingresado en el Hospital Donostia. A estas cinco personas se han unido a lo largo de la jornada otras cuatro personas, y Herrira ha anunciado que mañana otras dos harán lo propio.

Al llegar a la plaza Okendo, Agustín Rodríguez, uno de los cinco huelguistas de hambre, ha explicado que el fin de la marcha, en un principio, era el de aunar la fiesta y la reivindicación, pero ha aclarado que la gravedad de la situación de Uribetxeberria y los últimos acontecimientos lo han hecho imposible.

Acto seguido, ha incidido en la necesidad de poner fin a la dispersión, al aislamiento, a la aplicación de la llamada «doctrina Parot» –tumbada por Estrasburgo– y ha reclamado la puesta en libertad de los presos que padecen enfermedades graves.

Rodríguez ha reconocido que son los Gobiernos español y francés quienes tienen en sus manos las llaves para modificar la política carcelaria, pero ha recordado que la presión y la movilización popular son ingredientes imprescindibles para forzar esos cambios.

En los prolegómenos de la marcha, el portavoz de Herrira Beñat Zarrabeitia también ha hecho referencia a Uribetxeberria, cuya situación es «cada vez más grave». Zarrabeitia ha reclamado una solución «inmediata» para el arrasatearra, ya que «cada minuto que pasa le acerca más a la muerte».

Multitudinarios agentes sociales, sindicales y políticos han expresado en los últimos días su adhesión a la marcha a la que han asistido, entre otros, el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, el alcalde de Donostia, Juan Karlos Izagirre; la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, o dirigentes de la izquierda abertzale como Joseba Permach o Pernando Barrena.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK
LOTURAK