Van Rompuy pide no dramatizar la falta de acuerdo sobre el presupuesto de la UE

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha pedido que no se dramatice la falta de acuerdo con que ha terminado la cumbre de líderes europeos sobre el presupuesto comunitario para los próximos siete años. Considera posible lograr un consenso a principios de 2013.

NAIZ.INFO|BRUSELAS|2012/11/23|0 iruzkin
20121123_cameron
El primer ministro británico, David Cameron, ha sido uno de los que más beligerante se ha mostrado. (John THYS/AFP PHOTO)

«El acuerdo es posible a principios del año próximo», ha afirmado el político belga, que ha recibido el mandato de los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE para buscar el consenso, y también críticas veladas de algunas delegaciones por su borrador presupuestario.

Su último proyecto cifra las cuentas comunitarias para los próximos siete años en 973.000 millones de euros, 80.000 millones menos que los propuestos inicialmente por la Comisión Europea y que Van Rompuy tendrá que modificar de nuevo hasta convencer a los favorables a recortes extremos y a los que no quieren oír que esas rebajas puedan afectar a los sensibles capítulos de agricultura y cohesión.

Todos han coincidido en desdramatizar este nuevo fracaso y han recordado que nunca se ha conseguido aprobar un presupuesto plurianual en la primera reunión de los Jefes de Estado y de Gobierno.

Uno de los protagonistas de la cumbre ha sido el primer ministro británico, David Cameron, que se ha puesto a la cabeza de un grupo de países para los que cualquier incremento del presupuesto es inaceptable.

«No podemos aumentar el presupuesto en la UE cuando lo estamos rebajando en casa», ha afirmado Cameron en una conferencia de prensa al término de la cumbre, al tiempo que ha asegurado que él trabajará para llegar al acuerdo, «pero no para uno a cualquier precio».

«La propuesta que había sobre la mesa no era algo que estuviera dispuesto a aceptar, ni tampoco otros países», ha indicado Cameron, que ha centrado especialmente sus críticas en los gastos administrativos y de personal de la UE, ha reiterado su petición de reducir sueldos y pensiones, y aumentar la edad de jubilación de los funcionarios.

Un beligerante Cameron, que ha acusado a Bruselas de «vivir en un mundo paralelo», ha subrayado que así defiende «a los contribuyentes europeos, no solo a los británicos».

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha asegurado que hay «suficiente potencial» como para que los países alcancen un pacto a principios de año, pero ha subrayado que la negociación sobre el presupuesto necesita cerrarse al principio de 2013.

Fuentes diplomáticas indicaron que todavía no se ha fijado fecha alguna, aunque la cita se repetirá a principios del próximo año.

«Creemos que podremos superar las diferencias para tomar una decisión», ha dicho Merkel, al tiempo que ha recalcado que «todavía hay tiempo» para negociar bajo un calendario «ambicioso», porque el presupuesto tendrá que entrar en vigor el primero de enero de 2014.

Merkel ha declinado pronunciarse sobre si se posiciona más cerca de Cameron y del núcleo duro de los intransigentes con la necesidad de recortar (Países Bajos, Dinamarca, Suecia o Finlandia) o del presidente francés, François Hollande, que pide suavizar el impacto de los recortes, principalmente en la partida agrícola.

«Podemos imaginarnos recortes [adicionales] pero tampoco estábamos todavía muy de acuerdo con otros elementos en general», ha señalado Merkel, quien ha recalcado que aún queda por solucionar la cuestión del «rebate» o las devoluciones de las aportaciones al presupuesto (budget rebate).

Mientras, Hollande ha señalado al término de la reunión que el volumen de gasto global planteado por Van Rompuy es «razonable», pero se ha mostrado contrario a aceptar una reducción importante sobre esa cifra.

«Queremos un presupuesto consistente, que tenga posibilidad de financiar las políticas europeas», ha afirmado Hollande, que acepta el recorte total de unos 80.000 millones de euros planteado por Van Rompuy, frente al planteamiento británico de que hay que ir a un recorte adicional de 30.000 millones de euros sobre esa cifra.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha asegurado que los países han avanzado en la consecución de un acuerdo y ha subrayado que el Estado español ha salido de la cumbre en mejor de lo que ha entrado.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK