Alicientes a largo plazo

Al menos tres cachorros del Athletic debutarán con el primer equipo, que podría acabar el partido íntegramente formado por canteranos ante el Kiryat Shmona.

Amaia. U. Lasagabaster|Bilbo|2012/11/28

El Athletic disputa en Haifa uno de esos partidos cuya anulación podrían contemplar perfectamente los reglamentos. Y no solo por el escenario en el que se desarrollará, que también, sino sobre todo por su nula relevancia a nivel competitivo.

Pero lo que podría ser una cita sin el más mínimo aliciente, un partido que nadie querría disputar, puede convertirse en un hito para unos cuantos rojiblancos. Lo hará, de hecho, para un mínimo de tres futbolistas que, según confirmó ayer Marcelo Bielsa, debutarán con el primer equipo del Athletic. Se trata de Aymeric Laporte, Erik Morán y Álvaro Peña, que jugarán de inicio con casi todos los integrantes del primer equipo que viajaron a Israel -solo Ibai partirá en el banquillo-, además de sus compañeros en el Bilbao Athletic Jonas Ramalho e Igor Martínez que, sobre todo el gasteiztarra, saben de sobra lo que es jugar con los mayores.

Un once titular que no alcanzará los 23 años de media -la de la convocatoria, en la que han viajado dos menores de edad, baja hasta los 21,5- y que perseguirá otros objetivos. Obligatoriamente en cualquier caso, más aún tratándose del subcampeón en funciones del torneo. Es decir, buscar el primer triunfo rojiblanco en esta fase de grupos, la posibilidad de no despedirse de la competición desde la última plaza del grupo o, por qué no, a otro nivel, los dinerillos que le suponen al club cada gol y cada punto que consigue.

Aunque los principales alicientes se miden en el largo -o medio, dependerá de las necesidades del equipo, la posición del entrenador y la propia evolución de los cachorros- plazo. Es decir, en el futuro más o menos lejano de los once leoncitos, como prefiere llamarles Bielsa, que han viajado a Israel y, por extensión, del propio Athletic. «Aunque el resultado no determine posiciones que ya están establecidas -reconocía el entrenador argentino en una rueda de prensa un tanto tensa, con más cuestiones relacionadas con el aplazamiento del choque o las enseñas palestinas que se vieron en San Mamés, que con el ámbito deportivo-, el partido da la posibilidad de que los futbolistas ofrezcan una buena actuación en el plano individual, que es un aporte muy importante para el futuro del equipo y que agregaría más alternativas a las existentes en cada una de las posiciones», explicó.