El Gobierno español reitera que no hablará con ETA sobre las consecuencias del conflicto

Tras ser preguntado por el diputado de Amaiur Xabier Mikel Errekondo sobre si va a responder de modo efectivo al segundo punto de la Declaración de Aiete, el ministro de Interior español ha sido tajante: «No hay peor sordo que el que no quiere oír, mi respuesta es rotundamente no».

ION TELLERIA|DONOSTIA|2012/11/28|10 iruzkin
Mozt_p002_f01_111x111
Fernández Díaz, en una imagen tomada el pasado mes de febrero. (Dominique FAGET/AFP)

El ministro de Interior español, Jorge Fernández Díaz, ha cerrado cualquier posibilidad de hablar con ETA sobre las consecuencias del conflicto. Lo ha hecho en el Congreso de los Diputados tras una pregunta del diputado independentista vasco Xabier Mikel Errekondo, que le ha demandado si el Gobierno español va a responder de modo efectivo al segundo punto de la Declaración de Aiete.

El ministro español le ha respondido que su Gobierno no va a reconocer a ETA como sujeto y que no necesitan de mediadores para hacer frente a la situación, «no los hemos necesitado para derrotarla y no los necesitamos para disolverla».

Ha añadido que seguirán por la vía policial y que cuando logren disolver a ETA «el Gobierno sabrá gestionar el día después». Fernández Díaz ha afirmado que «la dialéctica de las causas y consecuencias del conflicto» no es la suya y que su diagnóstico es «que ha habido una organización terrorista que ha pretendido imponer con la violencia sus objetivos fanáticos».

Blair, Santos y la disposición de ETA

Xabier Mikel Errekondo se ha apoyado en su pregunta en una cita textual de Tony Blair en la que el ex primer ministro británico decía que «todos debemos trabajar para que la paz sea irreversible», también se ha referido al presidente colombiano Juan Manuel Santos y ha recordado sus palabras al inicio de las conversaciones con las FARC en las que decía que «cualquier proceso de paz debe llevar al fin del conflicto, y no a su prolongación».

Errekondo ha hecho incapié en que «la resolución del conflicto pasa por dialogar entre diferentes» y ha recordado que ETA ya dio su respuesta positiva «proponiendo una agenda y plazos sobre presos, desarme, desmilitarización y víctimas».