El Acuerdo de Gernika acude a la UE para romper el bloqueo de los estados español y francés

El Acuerdo de Gernika ha solicitado a la Unión Europea que invite a los estados español y francés a abordar las consecuencias del conflicto vasco «en base los estándares internacionales de resolución de conflictos», y que, en el caso de que no lo hagan, sea la propia Unión Europea la que libere la tarea. Así lo ha manifestado una delegación del Acuerdo de Gernika desplazada hasta el Parlamento Europeo.

Amaia UGARTE|DONOSTIA|2012/12/11|0 iruzkin
Gernika_estrasburgo
Jon Iñarritu, el eurodiputado corso François Alfonsi, Lorena López de Lacalle, Maite Aristegi e Igor Urrutikoetxea, durante la conferencia de prensa. (NAIZ.INFO)

Una representación de las organizaciones políticas, sociales y sindicales firmantes del Acuerdo de Gernika ha comparecido en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, un día después de que los máximos mandatarios de la Unión Europea recogieran el premio Nobel de la Paz en Oslo.

La delegación vasca, compuesta por Maite Aristegi (izquierda abertzale), Jon Iñarritu (Aralar), Lorena Lopez de la Calle (EA) e Igor Urrutikoetxea (LAB), ha entregado una carta dirigida a los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy; de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; y de la Eurocámara, Martin Schulz, en la que subrayan que el de Euskal Herria «es el último conflicto político que perdura en el seno de la UE, a pesar de que en la coyuntura actual nos encontramos en un nuevo escenario de esperanza en el camino de la normalización y la pacificación».

Tras repasar las consecuencias derivadas de la expresión violenta del conflicto en los últimos 50 años, como más de 1.400 fallecidos, «unos 10.000 torturados y decenas de miles de detenidos», así como que hoy en día existen alrededor de 800 presos, los firmantes de Gernika remarcan que en los últimos años «se han dado pasos» para que el conflicto pase «de esa fase de enfrentamiento a una de resolución».

En su misiva también se refieren a la Conferencia de Aiete y a la respuesta de ETA anunciando el cese definitivo de su actividad armada, pero censuran que los gobiernos español y francés «no solo no se han involucrado en las conversaciones sobre las consecuencias del conflicto, sino que han actuado de manera contraria a la lógica o estándares internacionales de resolución de conflictos».

Tres peticiones a Bruselas

Ante ello, sostienen que «ha llegado la hora de aportar soluciones a las consecuencias de un conflicto que ha causado tanto sufrimiento». Por ello, y «teniendo en cuenta la experiencia y las capacidades de la Unión Europea en materia de pacificación, como demuestra el premio Nobel de la Paz que le ha sido concedido por su participación activa en la resolución de conflictos tanto en el seno de la UE como en el exterior, y teniendo en cuenta que el conflicto vasco es un conflicto europeo», los firmantes del Acuerdo de Gernika invitan a Bruselas a que emplace a los estados español y francés a «abordar las consecuencias del conflicto vasco en base a los criterios internacionales de resolución de conflictos».

En caso de que ni París ni Madrid lo hicieran, instan a la UE a que «lidere la fase de resolución de las consecuencias del conflicto como parte implicada» en el mismo.

En tercer lugar, emplazan a la UE a que haga un llamamiento a los estados para que se comprometan «a respetar los derechos humanos, que se ponga fin a las medidas de excepción y que respeten y cumplan las decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK