Las Juntas de Gipuzkoa dan luz verde al Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas

Las Juntas Generales de Gipuzkoa han aprobado, con los votos a favor de Bildu, PSE y Aralar, el proyecto de norma foral del Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas (IRGF), que entrará en vigor en 2013. PNV y PP han votado en contra.

NAIZ.INFO|DONOSTIA|2012/12/12|0 iruzkin
20121212_juntas_gipuzkoa
Helena Franco interviene durante el pleno de las Juntas de Gipuzkoa. (Juan Carlos RUIZ/ARGAZKI PRESS)

El nuevo Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas (IRGF) de Gipuzkoa ha salido adelante con los votos de Bildu, Aralar y PSE, mientras que PNV y PP han votado en contra. El gravamen entrará en vigor en 2013.

Los votos de Bildu, PSE y Aralar también han hecho posible la aprobación del Registro de Obligados Tributarios de Especial Riesgo, con la abstención, en este caso, de jeltzales y PP.

Gipuzkoa contará de esta manera con un nuevo gravamen sobre la riqueza y las grandes fortunas. Según ha recalcado la diputada de Hacienda, Helena Franco, su objetivo «no es perjudicar a las clases medias» puesto que solo deberán pagarlo el 1,7% de lo contribuyentes y únicamente el 0,03%, es decir, unas 100 personas, deberán aportar por patrimonios de más de diez millones de euros.

Helena Franco ha recordado que el nuevo gravamen mantendrá el mismo límite exento que el Impuesto del Patrimonio, 700.000 euros, y también la exención de 300.000 euros de la vivienda habitual.

Una de las principales novedades de la nueva tasa, criticada por PNV y PP, es la inclusión de los bienes y derechos afectos a actividades económicas y participaciones en determinadas entidades.

Este tipo de bienes están actualmente exentos en el Impuesto de Sociedades, pero tributarán en la nueva figura impositiva, aunque lo harán con una bonificación del 75% que, según Franco, «podía haber sido mayor» si así lo hubiera defendido la oposición.

La otra novedad más destacable es la eliminación del denominado «escudo fiscal», un límite de pago incluido en el Impuesto de Patrimonio por el que, sumando lo que los contribuyentes debían aportar por patrimonio e IRPF, no se debía pagar una cantidad superior al 60% del total de la renta declarada.

Franco ha destacado que a partir del próximo año Gipuzkoa contará «verdaderamente» con un impuesto sobre la riqueza, que no recaerá exclusivamente en patrimonios pequeños y medianos, sino también sobre los grandes lo que, a su juicio, no ocurría hasta ahora.

PNV: «Puntada letal»

Desde el PNV, la juntera Itziar Agirre ha advertido de que el nuevo impuesto será «una puntada letal» para el tejido empresarial guipuzcoano, ha criticado que ahonde en la desarmonización fiscal y ha pedido una «reflexión conjunta y sosegada» para que se apueste por una tributación, no solo más progresiva, sino también generadora de riqueza.

El representante del PP Juan Carlos Cano ha opinado que la nueva norma foral «fruto del pacto Bildu-PSE» elimina el escudo fiscal y «apuntilla a las sociedades familiares en el mayor ataque que se puede dar contra la estructura económica de Gipuzkoa» lo que, a su entender, supone un «inmenso error y una enorme injusticia» que le causa «estupor» en el caso del PSE.

Felicitaciones de Rubalcaba y López

Rafaela Romero (PSE) ha negado tajantemente la acusación de Cano, ha dicho que el nuevo impuesto no afectará a pymes de tres, cuatro o diez trabajadores sino a «unos cuantos» con patrimonios de mas de diez millones de euros, al tiempo que ha asegurado que ha recibido las felicitaciones tanto de Alfredo Pérez Rubalcaba como de Patxi López por contribuir así a aumentar la «equidad fiscal».

Rebeka Ubera (Aralar) ha aplaudido «el cambio» en fiscalidad impulsado por el gobierno foral de Bildu y ha querido matizar que el nuevo impuesto será pagado por 6.861 contribuyentes de los 400.000 que hay en Gipuzkoa.