ELA afirma que la huelga en las gasolineras es «casi total»

ELA ha informado de que el seguimiento de la huelga en las gasolineras de Bizkaia está siendo «casi total, prácticamente del 100%». El paro ha sido convocado en más de cien de gasolineras. Hay servicios mínimos en doce estaciones de servicio y han abierto otras once que no se han sumado a la protesta.

NAIZ.INFO|BILBO|2012/12/20|0 iruzkin
20121220_gasolinera
Antes del inicio de la huelga, se han formado largas colas para repostar en muchas gasolineras de Bizkaia. (Luis JAUREGIALTZO/ARGAZKI PRESS)

La jornada de huelga en las gasolineras de Bizkaia ha comenzado a medianoche. A las 5.30 se ha llevado a cabo una concentración de unos 500 trabajadores en la estación de servicio ubicada en el centro comercial Bilbondo de Basauri.

Posteriormente, han realizado un recorrido por las gasolineras del territorio y han comprobado que el paro «está siendo prácticamente del 100%, con alguna excepción», según indican fuentes de ELA citadas por Europa Press. Han asegurado que los servicios mínimos del 20% establecidos por el Gobierno de Lakua se están cumpliendo «a rajatabla».

En total, permanecen abiertas 23 gasolineras en todo Bizkaia, de las cuales once no estaban convocadas a huelga al estar regidas por un convenio diferente al del resto.

Desde ELA han instado a la patronal a que «tome nota del amplio» seguimiento de la huelga para ver «cuándo quiere que termine. Mañana seguiremos igual y los trabajadores están convencidos de que el tiempo no va a ser importante», han indicado fuentes de esa central.

El paro a la que están llamados unos 400 trabajadores ha sido convocada por ELA, LAB, CCOO, UGT y USO en demanda de la renovación del convenio para el sector de las gasolineras de Bizkaia.

La huelga ha provocado largas colas de vehículos en numerosas estaciones de servicio apurando a repostar antes de la medianoche, si bien los sindicatos han asegurado que el suministro de combustible está garantizado.

El Gobierno de Lakua ha establecido servicios mínimos en doce de las 114 gasolineras en las que se ha convocado el paro, donde se cumple el horario habitual.

De ellas, dos están ubicadas en la A-8 a la altura de Zornotza, dos en Bilbo (en el alto de Santo Domingo y el viaducto de Miraflores-Larreaga) y otra en la autopista AP-68 a la altura de Arrigorriaga.

También están abiertas con servicios mínimos la de Basauri (barrio Ibarreña), Bermeo (carretera BI-631), Elorrio (carretera BI-632), Erandio (alto de Enekuri), Gernika (polígono industrial Txaporta), Sestao (carretera de Barakaldo a Trapagaran) y Zamudio (carretera BI-737).

A estas estaciones de servicio se unen otras once, las regentadas por la compañía Eroski y las de Lantegi Batuak –en las que trabajan personas con discapacidad– que no se han sumado al paro porque tienen reguladas sus condiciones laborales por convenios diferentes.

Los sindicatos han decidido llevar a cabo el paro después de que el pasado lunes no se consiguiera un acuerdo entre los sindicatos y la patronal, que integran la Confederación Empresarial de Bizkaia (Cebek) y la Agrupación Española de Vendedores al por Menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar).

Aevecar ha lamentado las consecuencias que va a acarrear la huelga a la vista de la actual situación en la que se encuentra el sector.

«No es bueno ni para las estaciones de servicio ni para los trabajadores», ha señalado esta asociación en un comunicado.

Según Aevecar, a pesar de los esfuerzos hechos en la mesa de negociación, «no se ha visto ninguna respuesta positiva a los intentos de continuar el diálogo y llegar a acuerdos por parte de los sindicatos».

Esta organización hace un llamamiento a los convocantes para que reconsideren su postura, desconvoquen una huelga que califica de «innecesaria» y vuelvan a la mesa de diálogo.

Los sindicatos alegan que tras casi dos años desde que finalizase la vigencia del convenio de estaciones de servicio de Bizkaia, no ha habido avances para renovarlo y preservar las condiciones de trabajo de los empleados.

Piden que se mantenga el principio de ultraactividad, que permite que un convenio siga vigente hasta que no se alcance un acuerdo nuevo, después de que la reforma laboral haya reducido este periodo de vigencia a dos años.

Los trabajadores de las gasolineras también rechazan el llamado descuelgue salarial, que permite a las empresas no aplicar algo que han pactado en convenio, como una subida de sueldo.

Los sindicatos han demandado a la ciudadanía que «entienda» las razones que han motivado la huelga y han recordado que «toda la clase trabajadora» está afectada por la reforma laboral.