Obama se reúne con el Congreso para solucionar el «abismo fiscal»

El presidente estadounidense, Barack Obama, se reunirá con los líderes republicanos y demócratas en el Congreso para intentar consensuar una salida urgente al «abismo fiscal» antes de que acabe el año.

Naiz.info|Washington|2012/12/28
Was7154217
Obama regresaba ayer a la Casa Blanca de sus vacaciones para dar salida al denominado «abismo fiscal». (Mandel NGAN/AFP)

El presidente de EEUU, Barack Obama aterrizó ayer en Washington de regreso de las vacaciones en busca de un acuerdo de última hora con los republicanos que evite a partir de enero la subida generalizada de impuestos y recortes de gastos que podrían empujar a EEUU hacia otra recesión. Ayer ultimaba una propuesta con el objetivo de enviarla a los líderes republicanos del Senado, que tenía previsto celebrar una sesión ayer, según informaron varios legisladores a través de las redes sociales.

Obama habló por teléfono con el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, y le dijo que iba a enviar ayer mismo una propuesta al Congreso para intentar evitar el «abismo fiscal», según la cadena CNN, que cita a dos fuentes del Capitolio. Esa medida incluiría elementos del plan impositivo de Obama, que aboga por prorrogar las rebajas fiscales aprobadas durante el Gobierno de George W. Bush para los hogares que ingresan menos de 250.000 dólares anuales, aunque se ha mostrado dispuesto a subir ese umbral hasta los 400.000 dólares.

El mandatario se reunirá por la tarde en el Despacho Oval y en privado con el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid; el de la minoría republicana en la misma cámara, Mitch McConnell; el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y la líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi.

La vital reunión, en la que se verán la caras los principales negociadores de un acuerdo que lleva resistiéndose desde que en el verano de 2011 se debatió el aumento del techo de deuda y en que se acordaron unos recortes automáticos que nadie quería y que ahora deben ser sustituidos con un acuerdo alternativo.

El llamado «abismo fiscal» se avendría a comienzos de 2013, al coincidir en el tiempo esos recortes automáticos, especialmente duros en Defensa, y aumentos generalizados de impuestos, así como el recorte de las prestaciones al desempleo.

Si los dos partidos no logran al menos un acuerdo de mínimos esas exenciones fiscales terminarán para todos los estadounidenses, mientras que los demócratas defienden que no acaben para la clase media.

Los republicanos consideran que el déficit se puede reducir sin actuar por el lado de los ingresos fiscales, y defienden incidir en los recortes de gasto, especialmente en programas sociales que consideran inviables.