Llega a Donostia y Hondarribia ‘Lluvia de ángeles sobre París’, de Alfonso Sastre

‘Lluvia de ángeles sobre París’, el texto teatral que Alfonso Sastre escribió en 1994, llegará al Teatro Victoria Eugenia de Donostia este jueves y viernes (20.00), de la mano de la compañía Bululú. El domingo se representará en Hondarribia.

Ane ARRUTI|DONOSTIA|2013/01/08
Alfonso_sastre
Alfonso Sastre, junto al director de la obra, Antonio Malonda (derecha) y dos de los actores. (Andoni CANELLADA/ARGAZKI PRESS)

‘Lluvia de ángeles sobre París’, el texto teatral que Alfonso Sastre escribió en 1994, llegará al Teatro Victoria Eugenia de Donostia este jueves y viernes (20.00), de la mano de la compañía Bululú, «una especie de pequeño teatro guerrillero, antifascista», tal como ha calificado hoy el propio autor de la obra. El domingo se representará en Itsas Etxea de Hondarribia, a las 19.00.

Dirigida por Antonio Malonda, quien ya ha colaborado antes con Sastre, es una comedia que transcurre en París, donde van cayendo supuestos ángeles rechazados por el cielo.  

En rueda de prensa, Sastre ha destacado la necesidad de que el teatro vuelva a tener una función social, de convertirlo en apoyo de la gente que sale a la calle. «Si el teatro elevara el nivel podríamos echar mano a los movimientos de los indignados, o contra los deshaucios… Tenemos que convertir el teatro en un arma de combate. En nuestros tiempos era una batalla y el teatro formaba parte de la lucha contra el sistema fascista». 

Con 84 obras de teatro escritas, Sastre ha lamentado que se hayan representado muy pocas. «Yo soy un autor del que se suele saber, sí, que existo, pero que se representa muy poco. Pienso que, desde que vivo en Euskal Herria, se ha representado una media de una obra mía cada diez años. Así pues, lo que va a ocurrir aquí con estos ángeles es literalmente insólito, algo es algo», ha señalado.

El director de la obra, Antonio Malonda ha reiterado que las páginas escritas por Sastre son «fundamentales para entender la trayectoria del teatro», y que «hay una realidad soterrada de que Alfonso no debe ser representado».