Los imputados por participar en un piquete niegan que actuaran en contra del derecho al trabajo

18 personas han sido juzgadas por participar en un piquete informativo en la huelga general del 27 de enero y todos han negado que impidieran el derecho al trabajo de un repartidor. Varios sindicatos se han concentrado ante el Palacio de Justicia y han reclamado que se deje sin efecto este proceso, mientras que EH Bildu llevará la causa a la Cámara de Gasteiz.

NAIZ.INFO|BILBO|2013/01/10
20130110_gernika
Imagen de la concentración que han llevado a cabo varios sindicatos ante el Palacio de Justicia de Bilbo. (ARGAZKI PRESS)

Las 18 presonas que participaron en un piquete informativo en Gernika durante la huelga general del 27 de enero de 2011 y que se enfrentan a una petición de pena que suma 72 años de cárcel, han negado ante el juez que impidieran el derecho al trabajo de un repartidor.

En el juicio, desarrollado en el Palacio de Justicia de Bilbo, todos los acusados han coincidido en rechazar el relato de la fiscal que sostiene que este grupo actuó de «común acuerdo» para impedir al repartidor de un supermercado acceder a su furgoneta.

Por todo ello, el Ministerio Público ha solicitado una pena de prisión de 3 años y nueve meses, además de una multa de 5.500 euros para cada uno de los acusados por considerar su actuación como un delito contra el derecho al trabajo.

Según han asegurado los 18 acusados, aquella mañana no estuvieron en ningún momento en las proximidades de ese supermercado donde ocurrieron los hechos y han añadido que los agentes de la Ertzaintza les identificaron e imputaron los hechos dos horas después, en otro punto de la localidad.

Antes del inicio de la vista, se ha desarrollado una concentración convocada por el sindicato LAB ante el Palacio de Justicia para reclamar que se deje sin efecto este proceso.

La secretaria general de la central, Ainhona Etxaide, ha opinado que los acusados no cometieron «ningún delito contra el derecho al trabajo» y, por contra, ha pedido «sentar en el banquillo a la patronal que, reforma laboral en mano, conculca el derecho al trabajo».

A su entender, este tipo de procesos tienen como objetivo «meter miedo» para impedir que los trabajadores se movilicen.

También el grupo parlamentario de EH Bildu ha transmitido su apoyo y solidaridad a las 18 acusados y ha presentado una iniciativa parlamentaria para que la Cámara de Gasteiz pueda expresar su rechazo a este proceso.

EH Bildu ha considerado «un exceso intolerable» que el fiscal pida cárcel por aquellos hechos.