Las FARC presentan sus demandas para el desarrollo rural

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia han subrayado que la erradicación del hambre, la desigualdad y la pobreza agraria, y la democratización de las relaciones urbano-rurales son indispensables en el camino a la paz.

NAIZ.INFO|LA HABANA|2013/01/19

A través de un comunicado leído en el Palacio de Convenciones de La Habana, entre otros, por el delegado Marco León Calarcá, la representación de las FARC, que participa en la mesa de diálogo con el Gobierno de Colombia, ha detallado dos de las 10 propuestas de desarrollo rural para la paz de Colombia.

De acuerdo con el texto publicado por Prensa Latina y recogido por TeleSur, la iniciativa número dos exige un «compromiso» con la mejora de las condiciones de vida de los pobladores rurales, «mediante el acceso y disfrute efectivo de sus derechos políticos, económicos, sociales y culturales».

Han especificado que, para ello, debe priorizarse la puesta en marcha de programas masivos de nutrición, alimentación y creación de empleos; así como la dignificación del trabajo agropecuario «atendiendo a estándares de normatividad internacional».

Igualmente, han señalado la necesidad de proveer al campesinado colombiano de la correspondiente infraestructura en educación, salud, vivienda, recreación, cultura, deporte y seguridad social.

El tercer punto, en tanto, aboga por la construcción de una nueva ruralidad basada en nexos democráticos entre el campo y la ciudad y en un principio de «justicia territorial, que supere visiones extractivistas y utilitaristas».

Asimismo, propugna el reconocimiento de «las potencialidades políticas y culturales (del agro) para el desarrollo del país y el buen vivir de su población».

En tal sentido, las FARC-EP han exigido «medidas excepcionales para cubrir la deuda histórica política, económica, social y cultural del Estado con el campo y sus pobladores», la cual es causa de «la violencia, exclusión, desigualdad, pobreza, discriminación y segregación territorial», según el texto.

La desmilitarización del Estado y la sociedad colombianos, la superación de la estigmatización del campesinado y medidas «reales y efectivas para la apropiación de la riqueza pluriétnica y multicultural del mundo rural» han sido otros de los puntos reivindicados por los guerrilleros.

Los delegados de las FARC han sumado además un nuevo inciso a los 15 publicados hace unos días en el primer apartado de su decálogo de propuestas: «Definición precisa de medidas para evitar la especulación financiera con la tierra y las economías rurales».

Tales postulados están inspiradas en el Programa Agrario de los Guerrilleros y en las iniciativas formuladas por la sociedad civil colombiana a través del reciente Foro de desarrollo agrario integral y los encuentros regionales por la paz impulsados por el Congreso de la República.

En La Habana, avanzan las conversaciones entre el gobierno de Juan Manuel Santos y representantes de las FARC con miras a poner fin a años de violencia en Colombia.