Alerta naranja en la costa debido a fuertes vientos y olas de más de cinco metros

Una ciclogénesis explosiva «de dimensiones excepcionales» con su centro al noroeste de las Islas Británicas se dejará notar este lunes en el Cantábrico, donde se esperan olas de gran altura entre las 6.00 y las 18.00.

NAIZ.INFO|DONOSTIA|2013/01/28
Deba_olatuak
Imagen captada en Deba esta mañana. (ARGAZKI PRESS)

La costa cantábrica estará este lunes en alerta naranja entre las 6.00 y las 18.00 debido a la posibilidad de olas por encima de los cinco metros de altura, según advertían ayer tanto Euskalmet como Aemet.

El servicio meteorológico del Gobierno de Lakua ya adelantaba el viernes que se iba a formar una borrasca muy profunda en el Atlántico, una «ciclogénesis explosiva de dimensiones excepcionales».

Bautizada por los expertos con el nombre de Jolle, el fenómeno afectará a la costa vasca única y exclusivamente en lo que respecta al oleaje, ya que su centro se situará al noroeste de las Islas Británicas, donde se prevén vientos sostenidos que probablemente superen los 120 kilómetros por hora, con rachas huracanadas de más de 200 y olas que puedan llegar a alcanzar los 16 metros de altura.

En el Cantábrico se anuncia mar de fondo del oeste-noroeste, con alturas importantes y periodos de 17 segundos, lo que significa que las olas tendrán mayor energía y por lo tanto producirán un impacto mayor al chocar contra la costa.

Además, las mareas serán relativamente vivas, superando el nivel de los cuatro metros. Mañana el aviso pasará de nuevo a amarillo, ya que empezará a perder fuerza el viento.

Accesos cerrados

En los puertos las embarcaciones permanecen amarradas y las administraciones han tomado medidas de precaución. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Donostia cortará los accesos al Paseo Nuevo y a la zona del Peine del Viento. En Getxo se iba a cortar el paseo de Arriluze hacia El Faro y los accesos a Ereaga y al Puerto Viejo desde La Ola.

El Departamento de Seguridad de Lakua ha pedido a los ayuntamientos que «revisen los andamiajes, grúas y otros elementos de obra» para evitar que caigan debido al viento y que aseguren «el mobiliario urbano, los contenedores o cualquier otro objeto susceptible de provocar un accidente».

También les ha trasladado la necesidad de hacer un seguimiento de instalaciones portátiles y carpas y de que no hay personas acampadas en zonas de riesgo.

A la ciudadanía se le aconseja evitar el baño en zonas de fuerte oleaje, distanciarse de las rocas y espigones y no acercarse a paseos marítimos o acantilados «porque la fuerza del agua les puede arrastrar».

Recomienda asimismo no circular con vehículos por carreteras cercanas a la línea de la costa, no practicar deportes acuáticos ni utilizar embarcaciones, además de revisar sus amarras.

LOTURAK