Un tribunal respalda a Islandia al negarse a compensar a otros países por la quiebra de Icesave

El Tribunal de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, en inglés) ha concluido que Islandia no ha incumplido la legislación de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo al negarse a indemnizar a Gran Bretaña y Países Bajos por la quiebra del banco Icesave.

NAIZ.INFO|Reykjavik|2013/01/28|0 iruzkin

El tribunal ha rechazado todas las reclamaciones presentadas por la Autoridad de Vigilancia de la EFTA, organismo del que es miembro Islandia, y considera que no ha incumplido la directiva de garantía de depósitos ni ha discriminado a los depositantes incumpliendo la normativa del Espacio Económico Europeo.

Entre otras razones, el Tribunal apela al gran tamaño que alcanzó el colapso del sector bancario del país. En concreto, señala que no recae en los Estados y en sus autoridades la obligación de compensar si el esquema de garantía de depósitos es incapaz de hacer frente a sus obligaciones en el caso de que se produzca una crisis sistémica.

«Celebro la resolución del Tribunal de la EFTA sobre el asunto de Icesave. Tener esta cuestión sin resolver ha obstaculizado la recuperación económica de Islandia, donde aun así se ha logrado un progreso constante», ha señalado el ministro de Asuntos Económicos y Financieros de Islandia, Katrín Júlíusdóttir, tras conocer la decisión.

Júlíusdóttir ha subrayado que esta decisión «elimina incertidumbre» y ha confiado en que el rating del país refleje en breve esta resolución y el fuerte comportamiento económico en el país. «La decisión de la EFTA ayuda a Islandia a cerrar un periodo difícil y permitirá a todas las partes seguir adelante», remarca.

En este sentido, el ministro ha incidido en que es importante subrayar que las autoridades islandesas han sostenido en todo momento, incluso cuando intentó encontrar una solución negociada al problema, que el Gobierno no tenía ninguna obligación legal en el asunto de Icesave.

Los ciudadanos islandeses rechazaron en dos ocasiones en referéndum el acuerdo alcanzado por el Estado islandés con sus acreedores, que garantizaría que el Fondo de Garantías para Ahorradores e Inversores del país abonara a Gran Bretaña y a Países Bajos los costes en que estos incurrieron cuando pagaron las garantías de depósito a los ahorradores de las divisiones del Landsbanki Islands en los dos citados países.

Asimismo, el Gobierno islandés informa de que los pagos a los acreedores y depositantes del banco Icesave van a continuar a pesar de la decisión de este lunes. «El banco está trabajando para resolver esta situación lo más rápidamente posible para los depositantes del Reino Unido y Países Bajos», ha agregado.

El Ejecutivo ya ha abonado 660.000 millones de coronas (3.817 millones de euros) a los afectados por la quiebra de Landsbanki, de los que 585.000 millones de coronas (3.383 millones de euros) correspondían a Icesave, el 90% del total que las autoridades de Reino Unido y Países Bajos adelantaron para cubrir las garantías mínimas de depósitos.