Copyright: Mega pone en cuestión el modelo al que Sony se aferra

Sony Music ha publicado un recopilatorio de viejas canciones de Bob Dylan para evitar que estas pasen a dominio público por la nueva normativa europea. En el lado opuesto, Mega ha irrumpido con fuerza en el intercambio de contenidos en la red. Son la muestra de la pugna existente en torno a la propiedad intelectual de cara al futuro, según se concluye en un artículo que publica hoy Iratxe Esnaola en NAIZ y GARA.

NAIZ.INFO|DONOSTIA|2013/01/29|0 iruzkin
20130120_dotcom2
Kim Dotcom durante la presentación de Mega. (Michael BRADLEY / AFP)
Esnaola cree que Sony actúa «como si en cincuenta años no hubiese cambiado nada». Concluye que «el sistema que ha quedado anticuado, y el concepto que necesita de un debate que parta desde la base, es el del copyright».

La ingeniera informática Iratxe Esnaola presenta hoy en un artículo publicado en GARA y NAIZ a Sony Music y Mega como las dos caras de una misma moneda en el ámbito del copyright. Y es que en tan solo un mes el primero ha presentado una edición que reune viejas canciones de Bob Dylan, con la única intención de prolongar los derechos de explotación en Europa antes de que en 2014 entre en vigor el cambio normativo del copyright. Por si hubiese dudas, la segunda parte del título las despeja (‘...The copyright extension...’).

Y es que tal como recuerda Esnaola en su artículo, el año que viene entrará en vigor el nuevo reglamento sobre el copyright que prolongará de 50 a 70 años la vigencia de los derechos de autor. Por lo tanto, los trabajos anteriores a 1963 pasarán a ser de dominio público, razón por la que Sony Music ha vuelto a publicar una colección con viejos temas de Bob Dylan, que entrarían en ese supuesto.

Tan solo diez días después del lanzamiento de Sony nacía Mega, el nuevo proyecto de Kim Dotcom, antiguo responsable de la clausurada Megaupload, y actualmente procesado por ese proyecto y acusado de no respetar los derechos de autor al facilitar la libre difusión de contenidos.

Iratxe Esnaola repasa en su artículo las claves principales de este nuevo proyecto, que parte de la base por la que cerraron Megaupload. En este caso, Dotcom ha optado por ofrecer un servicio de libre intercambio de contenidos, pero con los archivos cifrados. De este modo, el servidor Mega no conoce el contenido que se está compartiendo, relegando toda responsabilidad sobre los derechos de autor al propio usuario. Aunque con ciertos problemas, en tan solo 24 horas Mega contaba con un millón de usuarios.

¿Un modelo obsoleto?

La ingeniera informática considera que Sony y Mega han optado por enriquecerse en el mismo sector, pero de manera muy diferente. Afirma que «ya se verá qué pasos da Mega y si tira para adelante entre los entresijos legales, pero siempre lejos de la estrategia retrógrada de Sony».

Esnaola cree que Sony actúa «como si en cincuenta años no hubiese cambiado nada».  Concluye que «el sistema que ha quedado anticuado, y el concepto que necesita de un debate que parta desde la base, es el del copyright», cree necesario definir una nueva defensa de la propiedad intelectual adecuada a internet.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK
LOTURAK