El TSJN anula el Plan de Residuos del Gobierno de Nafarroa

El Tribunal Superior de Justicia de Nafarroa ha anulado el Plan Integrado de Gestión de Residuos de Nafarroa (PIGRN) aprobado en 2010 por el Ejecutivo navarro. Esta decisión supone un revés a la incineradora de Cementos Portland de Olatzagutia, cuyo futuro queda ahora en el aire.

Naiz.info |Iruñea|2013/01/30|Iruzkin 1
Arp_120912_795685
Instalaciones de la cementera Portland en Olatzagutia. (Iñigo URIZ/ARGAZKI PRESS)

El Gobierno navarro aprobó en 2010 Plan Integrado de Gestión de Residuos de Nafarroa 2010-2020, conocido como PIGRN, que recibió numerosas críticas. La cementera Portland de Olatzagutia reclamó, dentro de ese plan, la instalación de una incineradora de residuos en su planta, con la advertencia de que podría cerrar la factoría si no se atiende esta demanda. El 16 de enero recibía el visto bueno del Ejecutivo navarro para incinerar.

En abril de 2012 la Fundación Sustrai Erakuntza y la Mancomunidad de Sakana, con el apoyo de otras entidades locales del herrialde, presentaban una demanda en la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Nafarroa (TSJN) frente al PIGRN. La demanda cuestionaba la apuesta clara por la incineración de residuos del plan, que supondría el método de gestión para el 50% de los residuos sólidos urbanos del territorio.

El TSJN se ha pronunciado sobre este asunto dando la razón a Sustrai Erakuntza y anulando el plan aprobado por el Ejecutivo de Yolanda Barcina.

La propia fundación ha informado de que el Tribunal navarro fundamenta la sentencia en la Ley 10/1998 de Residuos y en la jurisprudencia autonómica, estatal y comunitaria. En ellas se establece que los planes autonómicos de residuos «contendrán las determinaciones relativas a los lugares e instalaciones apropiados para la eliminación de los residuos, sin que en modo alguno pueda quedar la ubicación de esas instalaciones a expensas de la iniciativa privada», tal y como está ocurriendo en la actualidad con el proyecto de incineración de Cementos Portland en Olatzagutia.

Sustrai Erakuntza considera que este requisito resulta «esencial» para la protección de la salud pública y del medio ambiente, y es preciso para que la autoridad competente pueda determinar si el lugar o la instalación de que se trate está incluido en el marco de la gestión prevista por el plan.

Al respecto, el TSJN afirma que «esto es precisamente lo que el PIGRN no cumple y lo que determina su nulidad: no resulta suficiente presentar un mapa de potenciales ubicaciones para la incineradora ni las declaraciones de buenas intenciones en la protección ambiental y la salud de las personas, ni los criterios de ubicación definidos en el Plan».

La Sala de lo Contencioso Administrativo entiende que el Gobierno de Nafarroa debería haber especificado la localización concreta para que pudieran realizarse los estudios medioambientales pertinentes acerca de esta instalación, incluida la llamada alternativa cero o posibilidad de que no se realice.

Por tanto declara nulo el acuerdo de aprobación del Plan de Gestión, lo que aboca al Gobierno de UPN a la aprobación de un nuevo plan, o bien a que especifique la localización de la incineradora de residuos que se prevé en el mismo, a fin de dotarle de un contenido suficiente.

Revés a la incineradora

La decisión de anular el Plan aprobado por el Ejecutivo navarro supone un revés para la incineradora de la cementera Portland en Olatzagutia. Aunque su suspensión no es automática, el futuro de este proyecto queda ahora en el aire.

Durante este periodo han sido numerosas las voces que se han alzado en contra de la incineradora den Olatzagutia. Una de las últimas reclamaciones ocurrió la semana pasada, cuando electos de distintas adscripciones políticas de las comarcas de Sakana, Lautada y Lizarraldea acudieron al Parlamento navarro para volver a reclamar al Gobierno de Yolanda Barcina que dé marcha atrás en la autorización a la cementera para incinerar residuos.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK
LOTURAK