La oposición reclama transparencia que considera que no ha existido en la CAN

Los grupos parlamentarios de la oposición han reclamado al Gobierno de Nafarroa que en la nueva fundación especial en la que se va a convertir Caja Navarra exista una transparencia que a su juicio no ha existido hasta ahora en el proceso de reestructuración de la entidad financiera.

NAIZ.INFO|IRUÑEA|2013/01/30

Los portavoces de la oposición han censurado, en una comparecencia de la consejera navarra de Economía, Hacienda, Industria y Empleo, Lourdes Goicoechea, que en Caja Navarra ha existido «oscurantismo» e incluso «irregularidades» y algunos de ellos han mostrado sus dudas de que necesariamente la entidad tenía que acabar siendo ‘bancarizada’.

En su comparecencia, la consejera ha hecho un repaso del proceso de reestructuración de Caja Navarra y ha destacado el informe jurídico elaborado en el Departamento, según el cual la entidad estaba obligada a convertirse en una fundación especial, al ver reducida su participación a menos del 25% de los derechos de voto en el banco en el que se integra, en este caso Caixabank.

Goicoechea ha comentado que, en aplicación del nuevo marco legal de reestructuración del sector, se procedió a la disolución directa de todos los órganos de gobierno de la caja y al nombramiento de una comisión gestora compuesta por tres miembros de un perfil técnico: José Antonio Razquin, Pedro Ugalde y Juan Franco.

La comisión gestora, ha explicado, ha mantenido ya varias reuniones y está desarrollando un trabajo que culminará con la constitución de los nuevos órganos de gobierno de la fundación: el patronato -para el que se ha planteado que esté compuesto por menos de veinte personas-, un director general y otros órganos que se puedan determinar en los estatutos que se están elaborando.

Tras la intervención de la consejera, Sergio Sayas, de UPN, ha opinado que «queda claro» que Caja Navarra estaba obligada a convertirse en una fundación de carácter especial y por tanto ha sido la propia ley «la que disuelve los órganos de la caja».

Por el PSN, Samuel Caro ha indicado que, en todo lo relacionado con Caja Navarra, «da la sensación de que se ha actuado de una manera repentinamente sobrevenida» y «vuelve a aparecer la sombra de la falta de transparencia», lo que «no hace mas que generar más dudas».

Caro ha considerado que, con la reestructuración de la entidad, el Gobierno foral «ha querido pretender controlar lo que definitivamente iba a quedar de Caja Navarra» y la presidenta, Yolanda Barcina, «ha querido tener una herramienta de la cuál ella pueda disponer».

Uno de los portavoces más críticos con la gestión de este proceso ha sido Maiorga Ramírez, de Bildu, quien ha señalado a UPN que, «aunque pretendan darle rango de normalidad, es evidente que estamos ante un serial en el que cada día que pasa tenemos noticias más escandalosas» y se desvelan incluso «posibles irregularidades».

Ramírez ha entendido que «es evidente que en todo el proceso de desmantelamiento y saqueo de Caja Navarra ha estado presente el Gobierno de Navarra» y en ese sentido ha pedido a la presidenta Barcina que abandone la «estrategia de escurrir el bulto» y dé explicaciones en el Parlamento.

El portavoz de Nafarroa Bai, Patxi Zabaleta, ha indicado a la consejera que en este tema se ve obligada en ocasiones a defender «lo indefendible» y en ese sentido ha calificado este proceso como «un despropósito» porque en su opinión no se ha podido aportar ninguna justificación jurídica sobre la obligación de haber ‘bancarizado’ las cajas.

Zabaleta ha aseverado que legalmente Caja Navarra siempre ha estado bajo el «protectorado» del Gobierno foral y por tanto «no era un entidad privada», pero esta ha sido «una mentira repetida durante veinte años» y se ha utilizado como «excusa para la dilapidación» de la entidad.

La parlamentaria del PP Ana Beltrán, tras resaltar la «preocupación» social que genera este tema, ha puesto de relieve la «falta de transparencia» que ha existido en algunas ocasiones en Caja Navarra.

El portavoz de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, ha considerado que ha habido «oscurantismo y falta de transparencia» en este asunto y ha opinado que la extinción de Caja Navarra como entidad financiera «no era algo inevitable», por lo que ha pedido que se informe de «quién, cómo y por qué» ha tomado esta decisión.

El parlamentario no adscrito Manu Aierdi, quien se ha interesado especialmente por la propiedad de las acciones en Caixabank y cuál es la entidad autorizada para venderlas, ha manifestado que el problema en Caja Navarra no ha sido la politización sino que «se han hecho las cosas muy mal».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK