Vera niega que haya desasistencia a inmigrantes en urgencias

La consejera de Salud del Gobierno de Nafarroa, Marta Vera, ha negado que Osasunbidea niegue la asistencia sanitaria en urgencias a personas inmigrantes que se encuentran en situación irregular y ha asegurado que a quienes demuestren que no tienen recursos se les anulan las facturas.

NAIZ.INFO|IRUÑEA|2013/01/31
Marta_vera
La consejera Marta Vera, en su comparecencia en el Parlamento. (Lander F. ARROYABE/ARGAZKI PRESS)

La consejera de Salud, Marta Vera, ha indicado que Osasunbidea «no está incumpliendo el decreto de atención en urgencias a inmigrantes sin papeles», como denunciaron algunas ONG, y que las personas que se encuentran en esa situación son atendidas en los servicios de urgencias sin pagar por esa prestación.

«En el servicio de urgencias se presta atención en igualdad de condiciones a todas las personas que precisan atención sanitaria urgente», ha asegurado en una comisión parlamentaria solicitada por el PSN, en la que también ha comentado que la relación de su departamento con las ONG que trabajan en relación con estas cuestiones es «estrecha» y los casos que les comunican se resuelven.

Ha explicado que Osasunbidea tiene establecido desde hace muchos años el procedimiento de admisión, atención y facturación, un sistema que ha sido cuestionado por varios grupos de la oposición.

Ha señalado que cuando alguien acude a urgencias, en el servicio de admisión se toman sus datos personales, se pide la tarjeta sanitaria (TIS) o sistema de aseguramiento y se pregunta acerca del motivo de la visita (enfermedad o accidente) para proceder a asignar el tipo de usuario que corresponda.

En el caso de que la persona no disponga de TIS ni de documento de identificación se procede a recoger los datos que proporciona y se le asigna un tipo de usuario, el 3, entregándole una hoja donde se le informa de que debe ponerse en contacto con la unidad de pre-facturación para proporcionar los datos de cobertura sanitaria que posea.

Desde esa unidad y «de forma posterior a la atención sanitaria», ha añadido, se realizan las oportunas comprobaciones y se envía la pre-factura.

En el caso de que sean personas que no tienen recursos se les invita a hablar con la trabajadora social del hospital o la persona que está en el centro de salud que por domicilio le pueda corresponder.

La consejera ha remarcado que «esas asistencias no se facturan» y que a las personas sin recursos se les explica que deben solicitar la tarjeta correspondiente. En el caso de que ya se hubiera emitido la pre-factura, se procede a anularla, según Vera.

La titular de Salud ha apuntado que el servicio de admisión no puede detectar si la persona que no tiene ningún documento de identificación es un inmigrante en situación irregular, un turista que debe abonar el servicio o una persona que tiene seguro privado y que tiene que hacerse cargo de la asistencia que se le presta, por lo que envía la información a pre-facturación.

Ha defendido que Osasunbidea tiene la obligación de cobrar por la asistencia sanitaria que presta cuando hay un tercero obligado al pago, es decir, a aquellas personas que son atendidas y tienen un medio de cobertura que no sea el público, algo que no incluye a los inmigrantes sin papeles.

La oposición no se lo cree

Desde el PSOE, Maite Esporrín ha subrayado que la atención a inmigrantes es un «derecho humano» y ha abogado por «volver a las leyes forales anteriores que vienen a paliar los graves efectos que sufre la población inmigrante a raíz del Real Decreto».

Bakartxo Ruiz (Bildu) ha dicho no creerse que se está atendiendo a todas las personas inmigrantes, al tiempo que ha apuntado que cada vez «está más claro quien trabaja desde los despachos y quien está a pie de calle para atender a las personas».

«Una mentira por repetida que sea no se convierte en verdad», ha sostenido la portavoz de NaBai, Asun Fernández de Garaialde, quien ha instado a cumplir las normas navarras.

La portavoz de I-E, Marisa de Simón, ha apuntado que el procedimiento de facturación «no es fácil» para los implicados, «personas con miedo y en situación de urgencia» y se ha mostrado convencida de que pronto los tribunales les darán la razón.

La portavoz de UPN, María Carmen Ferrer, ha considerado «reiterativo» este tema, ya que «está claro» que «se sigue atendiendo a los inmigrantes en Navarra igual que antes».

Por el PPN, Enrique Martín ha remarcado que los inmigrantes en situación irregular que acuden a urgencias «no pagan absolutamente nada» y ha planteado la conveniencia de no enviar la factura a las personas que no tienen recursos.