El PNV recortará la estructura de EiTB entre un 12% y un 20%

Los jeltzales mandaron a su candidato para la dirección general del ente público de radiotelvisión, Mikel Agirre, a una reunión con EH Bildu en la que quedó claro que su objetivo era informar de sus planes, no negociar. La propuesta esbozada adelanta un recorte de entre un 12 y un 20% en EiTB.

@gara_aerenaga|DONOSTIA|2013/02/06|2 iruzkin
20130206_agirre
Mikel Agirre, a su salida de la reunión con EH Bildu. (Jon HERNAEZ/ARGAZKI PRESS)

El dato de la no asistencia de cargo político alguno del PNV a la reunión convocada para este martes con EH Bildu es, en sí, bastante significativo. Obligado por la necesidad de conseguir una mayoría cualificada (38 votos) en el Parlamento para sacar adelante a su candidato, el PNV tiene que negociar necesariamente con el PSE o con EH Bildu. El PSE es, a tenor de los acontecimientos, su opción preferida para fijar el futuro del ente audiovisual público de la CAV en un momento tan crucial. Andoni Ortuzar, presidente del EBB, estuvo presente en el encuentro de Mikel Agirre con los dirigentes del PSE, pero ni Ortuzar ni Joseba Egibar acudieron a la reunión convocada el martes por la tarde en el centro de Bilbo con EH Bildu. Laura Mintegi, la portavoz de EH Bildu, hacia una gráfica lectura de los acontecimientos: «Están repartiéndose las gominolas de colores».

De hecho, el portavoz del Gobierno de Gasteiz, Josu Erkoreka, auguraba horas antes de la reunión que el nombramiento del próximo director de EITB «ya no se dilatará mucho en el tiempo». No especificó quién les apoyará finalmente, pero todo parece indicar que será, casi con toda seguridad, el PSE, pese a que faltarían cosas por atar, como las previsibles contrapartidas, posiblemente en forma de mantenimiento de algunos cargos de la época de Alberto Surio.

Mikel Agirre, actual director de Explotación e Ingeniería -Surio lo mantuvo en su staff-, está en el ente casi desde sus inicios, donde ha ejercido cargos de responsabilidad. Sobrino del lehendakari Agirre y hermano del desaparecido burkide Gorka Agirre, el suyo es más un perfil técnico que político, como él mismo reconoce.

El G5

La propuesta para el ente que ha esbozado tiene en cuenta las estrecheces presupuestarias y, de hecho, adelantó que tiene previsto «adelgazar la estructura» entre un 12 y un 20 por ciento. Una cifra que correspondería a la reducción del presupuesto para el ente público que prepara el Gobierno de Urkullu, en un momento en el que además la facturación publicitaria de EITB ha caído -un 23,2 en la televisión y un 3,4 en las radios en el pasado 2012-.

Parece que se avecina una etapa de contención, para lo que Agirre contará únicamente con los propios profesionales del ente -es decir, no habrá más contrataciones-, y nombrará menos puestos directivos. Según parece, sustentará su mandato en una dirección colegiada, al modo de aquel G5 o grupo de dirección que se creó cuando Andoni Ortuzar abandonó en 2007 la cabeza de EITB y del que formó parte el propio Agirre.

Un grupo donde estaban presentes el gerente, los directores de ETB y las radios, el jefe de gabinete y el jefe técnico. Con Andoni Aranburu, miembro actual del equipo de gerencia, como su jefe de gabinete o mano derecha, el grupo se completaría con Jesús Elgezabal como gerente y Javier Salcedo, en Recursos Humanos. Faltarían el director de ETB y el de las radios, para los que suenan con fuerza los nombres de Peio Sarasola, actual director de contenidos, y Jaime Otamendi, un profesional de larga trayectoria.

«Un tipo simpático»

Mikel Agirre apostaría además por un funcionamiento «horizontal» frente al vertical. Se supone que buscaría una mayor colaboración entre los diferentes medios que conforman el ente público para, posiblemente, optimizar resultados.

Laura Mintegi reconocía ayer que el procedimiento llevado a cabo en toda la negociación por el PNV no les ha gustado en absoluto. «Han tenido cero voluntad de llegar a acuerdos con nosotros y no se han molestado en disimularlo», explicaba. Le respuesta de Joseba Egibar a sus peticiones de conocer cuál es el modelo que propugnan para EITB se saldaba, dijo, con un «¿y yo qué sé qué modelo?», mientras que Andoni Ortuzar alegaba únicamente que su candidato a director general respondía al decálogo hecho público días antes por EH Bildu para el cargo y que, además, «es un tipo muy majo». Una simpatía personal de la que Laura Mintegi no duda, aunque la cuestión, dice, es más de fondo.

Tras la reunión, se hizo más palpable lo vaticinado en una rueda de prensa ofrecida horas antes por Laura Mintegi y el también parlamentario de EH Bildu Unai Urruzuno en el Parlamento de Gasteiz, donde criticaron que el PNV y el PSE están limitando el debate sobre el futuro de EiTB a tratar de «colocar personas afines» en la dirección del ente. Después de muchos años «echándose en cara la utilización partidista de EiTB», las posiciones de unos y otros «converjen» ahora, dijo Mintegi.

Por el camino se ha quedado el debate para lograr que EITB cumpla con sus objetivos fundacionales de «promoción del euskera y la cultura vasca, servicio público y participación ciudadana», explicó.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK