Brennan defiende su pasado y asegura que la CIA respetará leyes de la guerra

John Brennan, nominado para dirigir la CIA, ha defendido sus años vinculado al espionaje estadounidense durante el período posterior al 11S y ha recordado que, pese al aumento de los ataques con «drones» durante el mandato de Obama, velará por que la agencia respete las leyes de la guerra.

NAIZ.INFO|WASHINGTON|2013/02/08|0 iruzkin
20130208_brennan
John Brennan, durante la audiencia. (Saul LOEB/AFP PHOTO)

En la primera jornada de su audiencia de confirmación ante el Senado, Brennan,« asesor de contraterrorismo» del presidente Obama y vinculado a la CIA durante 25 años, ha contestado con el temple de su experiencia y no se ha inmutado cuando fue interrumpido por protestas de activistas dentro de la sala que obligaron a un breve receso.

Brennan ha asegurado que los ataques con «drones», cuya base legal es secreta y ha sido filtrada por vez primera a los senadores encargados de asuntos de seguridad nacional, se utilizan como un último recurso, algo que respetará si es confirmado.

El nominado ha señalado que existe la idea «equivocada» de que se utilizan los «drones» para «castigar a los terroristas» por sus acciones pasadas y ha indicado que esta estrategia sigue la premisa de «salvar vidas y cuando no hay otra opción».

Los ataques, dirigidos por pilotos desde la distancia y seguridad de bases militares en EEUU o el extranjero, han contribuido a asestar duros golpes a la cúpula de Al-Qaeda, pero son vistos por sus críticos como ejecuciones selectivas, fuera de la ley.

Brennan ha asegurado que los ataques con «drones», autorizados por Obama, cumplen la ley y ha añadido que nunca ha pensado «que sea mejor matar a un terrorista que detenerle y llevarle ante la justicia».

«No hemos optado por un golpe letal cuando había posibilidad de una detención», ha indicado.

El candidato también ha tenido que hacer frente a su pasado tras los ataques del 11 de setiembre de 2001, que cambiaron la «estrategia antiterrorista» estadounidense, una transición de la que él fue parte.

El principal asesor en temas «antiterroristas» de Obama desde 2009 ha dicho que no tuvo el poder para detener los interrogatorios forzados durante el primer mandato de George W. Bush, en el que pasó por varios puestos de responsabilidad de la CIA, aunque los criticó en privado.

«El ahogamiento simulado es algo que no debería haber pasado y que no volverá a pasar», ha respondido Brennan, quien ha dicho no poder afirmar rotundamente que la información obtenida con técnicas forzosas ayudara a dar caza al líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden, en mayo de 2011.

Pese a ser jefe de gabinete del entonces director de la CIA, George Tenet, entre 1999 y comienzos de 2001, y hasta 2005 miembro clave de la agencia en «asuntos de lucha antiterrorista», Brennan ha negado haber participado en la «creación, ejecución o supervisión» de esas técnicas de interrogatorio, que ha evitado calificar de «tortura» por sus «implicaciones legales».

En una audiencia que el martes continuará a puerta cerrada para tratar información clasificada, Brennan también ha negado haber filtrado información sobre la operación que dio muerte a Bin Laden y ha repasado otras áreas de acción para la CIA como los «ciberataques» o el crimen organizado.

Entre sus puntos fuertes, Brennan ha destacado que entiende cómo funcionan tanto la CIA como la toma de decisiones en la Casa Blanca y ha prometido no decir lo que el Congreso y el presidente «quieren escuchar, sino lo que necesitan escuchar».