Los verificadores han estado en Euskal Herria en el mes de enero

Según la agencia EFE, los verificadores del alto el fuego decretado por ETA se han reunido con representantes de algunos partidos y agentes sociales vascos en enero y apunta que regresarán a finales de este mes.

Naiz.info|Bilbo|2013/02/10|Iruzkin 1
20130210_verificadores
Presentación de la Comisión de Verificación del alto el fuego realizada en 2011. (ARGAZKI PRESS)

Los verificadores internacionales han mantenido diversos contactos el 28 de enero para evaluar el alto el fuego decretado por ETA y la situación de los presos políticos vascos, según la información publicada por la agencia EFE que cita a fuentes conocedoras de las reuniones.

En la misma información se señala que la intención del grupo que dirige Ram Manikkalingam sería la de regresar a finales de febrero a Euskal Herria para llevar a cabo una ronda más completa de encuentros, sin descartar una cita reservada con el lehendakari, Iñigo Urkullu, si se lo solicita.

La agencia EFE indica que la delegación que visitó Euskal Herria en enero estaba liderada por la coordinadora Fleur Ravensbergen y otros dos integrantes del grupo, si bien entre ellos no estaba Manikkalingam.

Las reuniones se habrían producido dos días antes del encuentro que Urkullu celebró con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en el Palacio de la Moncloa.

La Comisión Internacional de Verificación del alto el fuego de ETA está integrada expertos en procesos de paz y en seguridad y se constituyó en setiembre de 2011, un mes antes del anuncio del cese definitivo de la violencia de ETA.

En mayo del año pasado también estuvieron en Euskal Herria y dieron a conocer que ETA estaba dispuesta a abordar el desarme.

«Trabajo discreto» de Lakua

La nueva consejera de Seguridad de Lakua, Estefanía Beltrán de Heredia, ha señalado en una entrevista concedida a EFE que el Gobierno de Gasteiz está haciendo un «trabajo discreto» para avanzar en la resolución del conflicto.

Preguntada por si hay abiertas vías de contacto con ETA para lograr su disolución, ha mencionado las palabras del lehendakari, Iñigo Urkullu, de que «el trabajo discreto es el que tiene que dar resultados», y ha confirmado que «efectivamente hay trabajo» porque el logro de una paz consolidada «es una ocupación y preocupación» del Gobierno de Lakua y del PNV «siempre».

Ha manifestado que es «necesario» ese trabajo de interlocución que «está haciendo ahora» el Ejecutivo de Lakua ya que «hay que dar pasos, hay que avanzar» y no comparte la negativa del Gobierno español a dialogar con ETA hasta que no entregue las armas porque «no se puede eludir la realidad» y la sociedad demanda que se consolide la paz.

«Haremos todo lo posible, todo lo que esté en nuestra mano para que así sea», ha prometido.