El PP se queda solo en su rechazo a tramitar la ILP contra desahucios

La ILP contra los desahucios llega al Congreso español avalada por casi un millón y medio de firmas. Sin embargo, el veto del PP podría evitar que pase el trámite parlamentario. La derecha española es el único grupo que no se ha mostrado partidario de que la propuesta se debata en las Cortes y se escuda en el decreto del Gobierno, hecho a medida de la banca.

Alberto Pradilla|Madrid|2013/02/12

Sí a los toros pero no a un acuerdo de mínimos contra los desahucios. Este es el resumen del mensaje que lanzará hoy el PP en el Congreso español. Dos iniciativas legislativas populares abren el curso parlamentario. Ambas dependen de la mayoría absoluta de la derecha española para ser admitidas a trámite. Mientras que se da por seguro que el partido que lidera Mariano Rajoy avalará la propuesta de defensa de la tauromaquia, parece que el texto de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) ni siquiera pasará al debate en el pleno. Fuentes de Génova señalaban ayer que darán a conocer su posición durante el turno de palabra. Sin embargo, sus portavoces, como Alfonso Alonso, ya han expresado sus reticencias. Se escudan en el decreto aprobado por el Gobierno español que únicamente recogían las propuestas de la banca y que todos los grupos de afectados han calificado como «insuficiente» para frenar el drama. La ILP plantea las medidas de mínimos defendidas por la PAH: dación en pago retroactiva, paralización de todos los desahucios en primera vivienda y deudores de buena fe y creación de un parque de alquiler social. Ha logrado reunir casi un millón y medio de firmas, tres veces más que los partidarios de la lidia.

Si el PP veta la tramitación de la ILP lo hará en solitario. Hasta el momento, incluso los partidos que en otras sesiones votaron en contra de propuestas similares han anunciado su aval. Aunque el «sí» a que se discuta no implica apoyo al contenido. Es el caso del PSOE, que ya ha dejado claro que incluiría alguna modificación en el texto. También CiU, PNV y UPyD se han mostrado dispuestos a favorecer el trámite. Aunque, por ejemplo, Josep Antoni Duran i Lleida ha afirmado que descarta la aplicación de la dación en pago. Una opinión que comparte UPN, habitualmente alineado con el PP, pero que hoy se abstendrá. Las formaciones de izquierda, como Amaiur, IU o ERC, han expresado su aval, tanto al trámite como a las propuestas de la sociedad civil.

Sin embargo, es el PP quien tiene la sartén por el mango. Su mayoría absoluta decide y, aunque ayer fuentes del grupo parlamentario de la derecha española insistían en que su posición se definirá en el pleno, todo el mundo da por hecho que vetará la ILP. El portavoz parlamentario, Alfonso Alonso, ya señaló el martes que no comparten la «visión» de la PAH. El PP defiende que el Gobierno español ya está tomando medidas como el decreto aprobado en noviembre.

ERC pide votar a viva voz

Por la mañana, los miembros de la PAH, acompañados de otros promotores, como CCOO y UGT, realizarán una comparecencia frente a la Cámara Baja. Luego, a mediodía, tendrán un encuentro con el PP. Será la última ocasión para hacerles cambiar de opinión. También desde los grupos en el Congreso se intenta que la derecha permita, al menos, el debate. Es el caso de IU, que ayer instó a los diputados derechistas a desobedecer la disciplina de partido.

Otra formación, ERC, dio un paso más y abogó porque la votación sea a viva voz. El actual portavoz del Grupo Mixto, Pedro Quevedo (Nueva Canarias), avaló esta propuesta; también Amaiur. Para que se apruebe, se necesita el apoyo de dos grupos parlamentarios o de 50 diputados. Así que será necesario que otra formación secunde una propuesta que obligaría a cada parlamentario a retratarse.