Amaiur, ERC y BNG explorarán todas las vías para centrar el debate en la autodeterminación

Amaiur, ERC y BNG han presentado en Bilbo la propuesta sobre el derecho de autodeterminación que la Mesa del Congreso español pretende tumbar, evitando así su debate en las Cortes. Han señalado que esta «censura» no evitará que el debate sobre el derecho a decidir esté presente en las instituciones españolas.

Mikel PASTOR|BILBO|2013/02/15|Iruzkin 1
Amaiur_erc_bng
Los representantes de Amaiur, ERC y BNG, hoy en Bilbo. (ARGAZKI PRESS)

«Exploraremos todas las vías. Primero, las del propio Congreso. Después, la administrativa y, en caso de ver todas las puertas cerradas, iremos a Europa». Amaiur, ERC y BNG han dejado claro que no están dispuestos a dar su brazo a torcer para colocar el derecho de autodeterminación de los pueblos en el centro del debate público. Los partidos soberanistas han criticado, asimismo, la decisión de la Mesa del Congreso, controlada por el PP, de bloquear la proposición de ley de estos partidos, acto que los soberanistas consideran una «censura».

Onintza Enbeita y Rafa Larreina, en nombre de Amaiur, Alfred Bosch, de parte de ERC, y Guillerme Vázquez, en representación del BNG, han querido dejar claro que el derecho de autodeterminación «no es una petición, ni una negociación con el Estado, no se trata de una proposición, sino de un derecho que corresponde a los pueblos, el derecho a decidir libremente su futuro».

Esa proposición de ley, en opinión de estos agentes, no supondría una reforma constitucional, ya que ese derecho «está recogido en la propia constitución, aunque sea de manera indirecta, ya que al aceptar el Estado español las normativas y acuerdos internacionales, también acepta ese derecho inalienable».

La negativa oficial de la Mesa, que se ha conocido inmediatamente después de la comparecencia, obligará a los partidos a buscar otras vías para colocar la autodeterminación en el centro del debate político. Según han explicado, la primera idea es agotar todos los caminos que ofrezca el Congreso para, en caso de proseguir la cerrazón del PP, explorar la vía administrativa-judicial. Solo en caso de que la Justicia cerrara las puertas, Amaiur, ERC y BNG mirarían a Europa, pero siempre como último recurso, y agotando previamente todas las demás vías existentes.