El cadáver del preso palestino muestra signos de tortura

El cuerpo del preso palestino muerto ayer en una cárcel israelí, Afarat Yaradat, muestra signos de tortura y la autopsia demuestra que no murió por un ataque al corazón, como aseguró el Servicio de Prisiones de Israel.

Naiz.info|Jerusalén|2013/02/24|0 iruzkin
20130224_palestina2
El cuerpo del preso palestino ha sido entregado el domingo por las autoridades israelíes. (Hazam BADE / AFP)

El informe del médico forense palestino Saber El Alul, que estuvo presente durante la autopsia que se hizo hoy en un hospital israelí al cadáver de Yaradat, señala que el preso «no murió de un ataque al corazón. Su corazón estaba en perfecto estado y sus arterias también», ha declarado a Efe Xavier Abu Eid, portavoz de la OLP.

«El cuerpo se encontraba en estado de shock y presentaba evidencias de golpes, principalmente en el pecho, en los hombros cerca de la espina dorsal y en su espalda. Todas las marcas eran menores a cinco días, es decir, durante el tiempo que estuvo detenido por Israel, por lo que son signos de tortura», ha señalado el portavoz.

El cadáver también presentaba dos costillas rotas, sangre en la nariz y heridas en el interior de la boca, según ha informado la ONG palestina Al Haq en su cuenta de Twitter.

La OLP ha exigido una investigación internacional que aclare las circunstancias de la muerte de Yaradat, de 30 años y que había sido detenido por Israel hace escasamente una semana por ser sospechoso de haber tirado piedras contra soldados israelíes.

El cadáver ha sido entregado el domingo en el puesto de control militar de Tarkumia, al oeste de la ciudad de Hebrón, donde cientos de palestinos esperaban la ambulancia.

El lunes se celebrará un multitudinario funeral en la cercana localidad de Sair, donde Yaradat residía con su mujer y dos hijos.

Su muerte ha avivado las protestas palestinas.

Comunicado de Israel

El Ministerio de Justicia de Israel ha difundido un comunicado en el que asegura que no se detectó ningún signo visible en el cuerpo, más allá de los provocados por el masaje cardiovascular que se hizo para reanimarlo y una pequeña señal en su pecho.

«Se detectaron dos derrames internos, en el hombro y en la zona superior derecha del pecho. Había dos costillas rotas, que pueden proceder de los intentos de reanimación. Los resultados iniciales de la autopsia no pueden determinar la causa de la muerte, que no se conocerá hasta que se tengan los resultados de las pruebas microscópicas y toxicológicas, asegura la nota ministerial», según ha informado el diario digital Times of Israel.

Las autoridades israelíes aseguraron en un primer momento que el preso había fallecido de un ataque al corazón.