Luma Zorrozten
Egilea: Txotxe Andueza eta Zuriñe Etxeberria
Txotxe_zurine_fondokin
2012/12/11 12:05h.

No sé si os pasa lo mismo, pero siento que cuanto más éxito tiene una convocatoria en favor de las personas represaliadas de este país, más nos damos cuenta del vacío que nos queda y más notamos el “fracaso”, por llamarlo de alguna forma, que supone pasar un año más con presos y presas, con exiliados y exiliadas, con familias echando de menos... Es cuando más claro tenemos que nunca podremos decir que realmente hemos tenido éxito en la búsqueda de los objetivos políticos de este pueblo hasta que todos ellos y ellas estén formando parte de nuestras noches y nuestros días, pero en primera persona, no en foto.

No se trata de aquello del optimista y el pesimista. Se trata de esa sensación que tuvimos en enero de 2011 cuando tras una movilización colosal volvimos a casa a echarles de menos. Lo mismo me ocurrió en tras el lipdub de Durango: una movilización novedosa, divertida, participativa... y que se consiguió el objetivo, en la que echamos de menos a quienes no estaban. Y en algunos casos no pudimos dejar de pensar en dos personas que debían haber estado ese día, rebasada ya la fecha de cumplimiento de su condena, pero que seguían en prisión: Ramón Uribe con una prórroga de nada menos que doce años, y Juan Ramón Rojo no se sabe para cuánto tiempo.

Por más que se hayan dado pasos firmes en la construcción de una solución definitiva al conflicto, hay una parte en la que no se avanza. Aceptando que la amnistía no puede ser condicionante para la puesta en marcha de los mecanismos de superación del conflicto, lo que ya es menos tragable es que, en ese camino que siempre hemos sabido que sería largo, difícil y duro, haya que seguir asumiendo las expresiones de violencia de los estados, porque aún no hemos salido de la fase de unilateralidad. Y menos aún lo es si tenemos en cuenta que ya hoy, para muchas y muchos, es tarde o se está haciendo tarde.

Por eso es imprescindible, urgente, inevitable, exigible que las vías de solución pasen al menos por cortocircuitar toda expresión violenta, por reconocer y respetar derechos. Y también lo es que la resolución de las consecuencias del conflicto sea punto prioritario en todas las agendas, en todos los movimientos, en todos los pasos.

TXOTXE ANDUEZA

Nabarmendutako blogak
azken post-ak
azken iruzkinak