Una familiar de dos presos denuncia el acoso sufrido por parte dos policías en Tenerife

Izaro Arruarte, familiar de Gari Arruarte y Ugaitz Errazkin, ha denunciado ante los medios de comunicación el acosó que sufrió el pasado 25 de octubre en Tenerife por parte de dos policías. Ante lo sucedido, Etxerat ha denunciado los hechos así como la situación que viven los familiares de los presos.

NAIZ.INFO|DONOSTIA|2012/11/21|0 iruzkin
20121121_etxerat
Rueda de prensa de Etxerat donde Izaro Arruarte ha testificado el acoso que sufrió por parte de dos policías. (Jon URBE/ARGAZKI PRESS)

La familiar de Gari Arruarte y Ugaitz Errazkin, Izaro Arruarte, ha testificado esta mañana ante los medios de comunicación el acoso que sufrió el pasado 25 de octubre, mientras estaba en Tenerife.

Ha contado que, al salir a correr, dos hombres, que le mostraron sus respectivas placas, se le acercaron afirmando que eran policías. Según Arruarte, le decían que solo querían mantener una charla con ella «sobre la situación política en Euskal Herria».

Ante la negativa de la familiar, los hombres empezaron con amenazas y la insinuaron con que tenían suficientes pruebas para detenerla. Los supuestos policías le dieron un plazo de 24 horas e intentaron quedar con ella al día siguiente en el mismo lugar. Arruarte no apareció a la cita y denunció lo sucedido.

Ante el acoso que sufrió Arruarte, Etxerat he señalado mediante una nota de prensa que este testimonio pone en evidencia la situación que viven los familiares y ha recordado la agresión que sufrió Enera Rodriguez.

El colectivo de familiares de presos políticos ha señalado que es la condición de familiar la que hace que sucedan estas cosas y ha añadido que ellos sufren «por partida doble» la politica de «excepción».

Etxerat afirma que, «aunque la mayoría de la sociedad vasca vive un tiempo de esperanza», los familiares de los presos siguen viviendo «una cruda realidad». «Seguimos recorriendo miles de kilómetros todos los fines de semana y así arriesgando nuestras vidas», agrega en la nota.

El colectivo ha pedido que se aclaren los hechos y se identifique a los responsables y, por otra parte, ha denunciado «el silencio de la mayoría de los medios de comunicación tanto como de los agentes políticos y sociales». Ha pedido «responsabilidad» a todos ellos.