Catalunya acuerda seguir aplicando de forma «unilateral» la ley de educación catalana

CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y, finalmente, también la CUP se han reunido en el Palau de la Generalitat, donde han consensuado hacer frente a la reforma educativa impulsada por Wert y denunciar el ataque frontal contra el modelo de inmersión lingüística y el modelo competencial, abriendo la puerta a la desobediencia de la ley española, al acordar seguir aplicando la Llei d'Educació Catalana si finalmente se aprueba la reforma.

Beñat ZALDUA|BARCELONA|2012/12/12|0 iruzkin
Cumbre_inmersio_n
Pere Navarro (PSC), Oriol Junqueras (ERC), Artur Mas (CiU) y la consellera de Educación, Irene Rigau, antes de la cumbre de partidos catalanes. (Josep LAGO/AFP PHOTO)
Representantes de la CUP, que no estaba invitada, se han presentado a las puertas del Palau de la Generalitat, donde el portavoz del Govern les ha invitado a entrar a la reunión, pidiéndoles disculpas.

El Palau de la Generalitat ha acogido la tarde de este miércoles una cumbre de los partidos catalanes a favor del modelo de inmersión lingüística, en el que han acordado oponerse frontalmente al proyecto de reforma educativa del ministro de Educación, José Ignacio Wert. Los partidos han acordado también seguir aplicando la Llei d'Educació Catalana (LEC) si el borrador del Gobierno acaba aprobándose.

A la reunión, convocada por el president en funciones, Artur Mas, estaban invitados CiU, ERC, PSC e ICV-EUiA, mientras que el Govern había denegado la invitación a la CUP, alegando el formalismo de que todavía no tienen representación parlamentaria -no se ha constituido todavía el nuevo Parlament-. Sin embargo, una delegación de la formación independentista, encabezada por el próximamente diputado Quim Arrufat, se ha presentado ante las puertas del Palau de la Generalitat, donde finalmente han sido invitados a entrar por el portavoz del Govern en funciones, Francesc Homs, quien se ha disculpado por la no invitación. Por lo tanto, la representación parlamentaria de los partidos presentes en la reunión se traduce en 107 diputados de un total de 135 escaños.

Las cinco fuerzas políticas han acordado hacer frente común a la invasión de competencias que supone el proyecto de Wert, así como al ataque frontal contra el modelo de inmersión lingüística, un modelo que todos han coincidido en calificar como exitoso e imprescindible para garantizar la cohesión social y la igualdad de oportunidades. Asimismo, han coincidido en la necesidad de seguir aplicando la LEC pase lo que pase, aunque sea de forma «unilateral», según ha explicado el secretario general de CiU, Oriol Pujol. Se abre la puerta, por lo tanto, a un consenso en torno a la desobediencia de la reforma de Wert.

En la rueda de prensa posterior, todos los partidos han seguido el hilo de los consensos alcanzados, aunque con diversos matices. Mientras que Pujol ha abierto la puerta a la aplicación «unilateral» de la LEC, el secretario general del PSC, Pere Navarro, ha hablado de la aplicación de dicha ley en el marco de la legalidad, así como de la necesidad de recurrir el proyecto de Wert al Tribunal Constitucional español.

ERC ha sido más clara y el exconseller en cap con el tripartit, Josep Bargalló, ha declarado que «si la ley se aprueba, el Govern no la debe acatar». «El Estatut y la LEC van por otro camino, que es nuestro camino», ha sentenciado. El secretario general de ICV-EUiA, Joan Herrera, ha mostrado su apoyo a los consensos alcanzados, pero ha preferido centrarse en los recortes y ha recordado que el modelo de educación de Catalunya está amenazado tanto por el proyecto de Wert como por los recortes del Govern.

Finalmente, en su primera declaración en sede gubernamental, el próximamente diputado de la CUP, Quim Arrufat, ha insistido con firmeza en la necesidad de desobedecer la ley española si finalmente acaba aprobándose y ha recordado que, en el caso del País Valencià y Les Illes «llueve sobre mojado», ya que la reforma no hace más que agravar la difícil situación de la lengua catalana en los sistemas educativos de ambos territorios.

La consellera de Educación, Irene Rigau, ha sido la encargada de poner punto final a la rueda de prensa, señalando que sale con un mandato «amplio y reforzado» de cara a la reunión que el viernes tendrá con representantes del ministerio de Educación. En un momento de su comparecencia, Rigau ha interrumpido su declaración al llegarle a las manos una tercera versión del borrador de reforma educativa. Tras repasar brevemente las claves del nuevo borrador, Rigau ha sentenciado que «no cambia nada».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK