El Govern rechaza la dimisión de Puig pero acepta la del jefe antidisturbios de los Mossos

Ester Quintana perdió el ojo a causa del impacto de un proyectil en el transcurso de las cargas policiales producidas en Barcelona a lo largo de la huelga general del 14 de noviembre. El conseller de Interior en funciones, Felip Puig, ha insistido hoy en que no se dispararon pelotas de goma, pese a poner su cargo a disposición del president y admitir la dimisión del responsable de las unidades antidisturbios.

Beñat Zaldua|Barcelona|2012/12/13|0 iruzkin
Mossos
Mossos durante la huelga general del 14 de noviembre. (Quique GARCIA/AFP PHOTO)

El conseller de Interior en funciones, Felip Puig, ha insistido esta mañana en la versión policial acerca de la actuación de los Mossos d'Esquadra a lo largo de la huelga general del pasado 14 de noviembre, en el transcurso de la cual Ester Quintana fue herida en un ojo que ha acabado perdiendo.

Puig ha repetido que «es imposible» que la mujer fuese herida por los Mossos d'Esquadra, ya que «no se lanzó ninguna pelota de goma» y los «62 proyectiles de 40 mm no se lanzaron en el lugar donde estaba Quintana a la hora en la que fue herida». Puig ha calificado de «impecable» la actuación de los Mossos.

Pese a ello, ha explicado que puso su cargo a disposición del president en funciones, Artur Mas, quien rechazó la opción. De quien si se ha admitido la dimisión, sin embargo, es del comisario Sergi Pla, máximo responsable de la Brigada Móvil (Brimo), encargada de los antidisturbios. En el aire ha quedado, por lo tanto, la pregunta de por qué hay dimisiones si la actuación fue «impecable».

Puig ha querido zanjar con esta comparecencia una polémica que se le ha girado en contra después de sus contradictorias declaraciones desde el día de la huelga –que repasamos a continuación–. El caso, sin embargo –que ya está en los juzgados– está lejos de cerrarse. Según ha sabido NAIZ, es más que probable que en las próximas horas y días salgan a la luz nuevas evidencias de que Ester Quintana fue herida por un proyectil de los Mossos d'Esquadra.

Cronología de los hechos

El día de la huelga general del 14 de noviembre, alrededor de las 20.50 horas, Ester Quintana fue herida en la cara por un proyectil, en el marco de las cargas policiales producidas al final de la manifestación convocada por sindicatos alternativos y movimientos sociales. El parte médico dio cuenta de la fractura del pómulo y de una grave lesión ocular, que hará que Quintana pierda el ojo. Una lesión similar a las producidas por los impactos de pelotas de goma.

Al día siguiente, el conseller de Interior negó que durante la jornada de huelga se hubiese lanzado ninguna pelota de goma en Barcelona. Ante la evidencia de los hechos mostrados por vídeos, imágenes y testimonios diversos, Puig compareció el pasado 3 de diciembre ante la Diputación Permanente del Parlament, donde reconoció que los Mossos d'Esquadra sí lanzaron proyectiles durante la huelga, pero no en el lugar en el que Quintana fue herida.

La versión de Interior entraba en contradicción con la de numerosos testimonios que aseguraban que sí se habían producido cargas en la zona en la que estaba la lesionada. De hecho, la propia Quintana explicaba en un vídeo: «Sé que un mosso con un proyectil me hizo esto».

Por desgracia para Puig, estamos en el siglo XXI y las cámaras, que tanto favor les hacen en ocasiones a las fuerzas policiales, se giraron esta vez en su contra. El 7 de diciembre, el colectivo Sicom publicó un vídeo en el que se veía explícitamente a un mosso lanzar un proyectil con una lanzadora ‘GL-06 Single Shot Launcher’ –que lanza proyectiles más pequeños que las pelotas de goma y no rebotan, siendo supuestamente menos lesivas–. El lanzamiento se producía en la misma zona donde Quintana perdió el ojo, por lo que quedó patente que Puig mintió en sede parlamentaria.

No acaba aquí el culebrón. El 11 de diciembre ‘El Periódico’ publicó un informe policial con fecha del 21 de noviembre, en el que se registraba el lanzamiento de un proyectil por parte de un agente de la Brigada Móvil (Brimo) de los Mossos d'Esquadra. La defensa de Interior fue que dicho informe no había llegado a manos del director de la Policía, Manel Prat, ni del conseller Puig. La situación de ambos, en cualquier caso, quedaba comprometida. O lo sabían desde el principio y mentían, o la propia cadena de mando de los Mossos les ocultaba información.

Así llegamos al día de ayer, en el que ‘La Directa’ publicó un reportaje de investigación en el que asegura que los juzgados tienen un vídeo en el que se ve claramente a un Mosso disparando una pelota de goma en el lugar y el instante exactos en el que Quintana fue herida. Recogía también el testimonio de un agente de la Brimo que, desde el anonimato, aseguraba que sí se habían disparado pelotas de goma y que todo el mundo en el cuerpo policial lo sabía.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK