Kronika
 
Será una cumbre rápida

Lo anticipaba el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, a su entrada en la sede del Consejo: será una cumbre rápida. Y, en la concurrida rueda de prensa que ha ofrecido tres horas más tarde, ha añadido que no espera más decisiones sobre la Unión Económica y Monetaria en este Consejo Europeo de dos días que ha comenzado este jueves en Bruselas.

Josu JUARISTI|BRUSELAS|2012/12/13|0 iruzkin
20121213_consejo
El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el del Parlamento Europeo, Martin Schulz. (Bertrand LANGLOIS/AFP PHOTO)

Y es que los jefes de Estado y de Gobierno están encantados con que el Ecofin haya pactado esta pasada madrugada la creación del supervisor bancario único, porque les ha quitado toda la presión que pudieran haber sentido, si es que sentían alguna.

Todo lo demás será aparcado, retrasado, congelado. Pero, aunque no vayan a ser capaces de detallar una hoja de ruta con contenidos, objetivos y plazos concretos, como proponía el primer borrador de Van Rompuy, al menos tendrán que anunciar una especie de calendario de reuniones para ir negociando cómo desarrollar la Unión Económica y Monetaria. Todo apunta a que no habrá mucho más, bien porque algunos no quieren, bien porque no saben cómo financiarlo.

De momento, tienen más o menos pactado el Mecanismo Único de Supervisión bancaria para la zona euro (hubo acuerdo en el Ecofin, pero con muchos flecos por atar); ahora deben pasar el trámite parlamentario en Estrasburgo.

Este jueves nos anunciarán que la UE ha dado un gran paso «en la buena dirección», pero todos esperan ya a ver qué pasa en Italia, quién gana en Alemania, cuándo y cómo negociarán el marco presupuestario plurianual de la Unión... Todo ello ocurrirá en 2013.

Luego llegará 2014 y ya no podrán eludir las grandes decisiones. Mientras tanto, habrán pasado dos años más de crisis y la UE estará aún más fracturada (social y económicamente, desde luego, y quizás también políticamente).

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK