Herrira busca un acuerdo mayoritario para superar las medidas de excepción

El movimiento popular Herrira ha aprobado en su primer Bilgune Nacional celebrado en Irun un programa para 2013 en el que sobresale la apuesta por «un nuevo acuerdo social mayoritario para la superación de las medidas de excepción».

I-Intziarte - R.Sola|Donostia|2013/01/27|Iruzkin 1
Arp_pol_4356348000016213
El Bilgune de Herrira ha reunido a cerca de 300 personas en Ficoba. (Gari GARAIALDE/ARGAZKI PRESS)

Un año después de su creación, el movimiento Herrira ha celebrado en Ficoba su primera reunión nacional, que ha servido de cita para todas las estructuras locales que se han ido creando en este tiempo. Los en torno a 300 participantes han aprobado el balance de 2012 y el programa para 2013, un año en el que Herrira se centrará en «articular un nuevo acuerdo social mayoritario para la superación de las medidas de excepción».

En el documento que se ha sometido a debate Herrira asume que para alcanzar esa suma se deberá «acordar de manera flexible el punto de partida, los objetivos, formas de movilización...». Plantea que se visualice en iniciativas concretas y también que conlleve «herramientas de sensibilización adecuadas».

En paralelo, el movimiento se marca el objetivo de «aumentar la presión hacia los gobiernos para terminar con las medidas de excepción», redoblando esfuerzos tanto en Euskal Herria como en el ámbito internacional e «ideando y acordando nuevas fórmulas para la suma de fuerzas».

Se fija también otros dos objetivos más. Por un lado, asegurar la asistencia y la solidaridad hacia presos, exiliados y familiares, no solo económicas, sino también afectivas, materiales, etcétera.

Por otro, seguir organizando y fortaleciendo el movimiento Herrira, que se define como «participativo, amplio y plural», además de basado en la autonomía local.

De cara a todo ello, se concede gran importancia a apartados como el de las «Relaciones», para las que se marcan una serie de principios significativos. Por ejemplo, Herrira incide en que deben basarse en la continuidad (no ser algo puntual), en la flexibilidad, en la doble dirección («escucha activa»), en los puntos de acuerdo, en el respeto, en la vocación de llegar a todas las fuerzas o en la pluralidad («nuestro objetivo no es que nuestros interlocutores se conviertan en clones nuestros. La pluralidad debe tener cabida en un ámbito donde podamos compartir unos objetivos comunes»).

Resultados y oportunidades

La línea de acción para 2013 parte obviamente del análisis de lo conseguido y lo no conseguido en 2012. El informe de Herrira admite que «no hemos logrado el objetivo de empezar a superar las medidas de excepción», pero subraya que «el tema ha estado muy presente en el debate político», como muestran los casos de Iosu Uribetxebarria o de Inés del Río.

«Los gobiernos sienten la presión social, aunque todavía les es sostenible mantener la política penitenciaria. Se han generado contradicciones», apunta uno de los párrafos del documento.

También se destaca positivamente que «la mayoría de la sociedad vasca está de acuerdo con la necesidad de superar las medidas de excepción» y que «han surgido nuevas situaciones y oportunidades», como la resolución de Estrasburgo sobre la tafallesa Del Río.

Un apunte interesante es el que se hace al caso de Iosu Uribetxebarria, del que se concluye que «lo que busca el Estado es el esquema del enfrentamiento y el pulso. A pesar de que se ha gestionado bien la dinámica de respuesta, y de que se han articulado fuerzas de forma cuidada en la dinámica popular, ha quedado en evidencia que el esquema que quiere imponer el Gobierno no es el que nos interesa de aquí en adelante».

La estructuración y desarrollo del movimiento también se valoran positivamente, por diferentes factores: la extensión local (en la iniciativa de las plazas de mayo de 2012 participaron 232 pueblos y ciudades); el logro de «activar a gente que estaba desactivada hace tiempo»; el «salto cualitativo enorme en Ipar Euskal Herria»...

Como constataciones de este año cabe destacar estas dos afirmaciones: «La situación es dinámica, conseguiremos traer a casa a todos los presos y exiliados paso a paso» y «no podemos alimentar el esquema de vencedores y vencidos. Tenemos que subrayar la idea de que ganan los derechos humanos, la resolución del conflicto y la paz estable. Más que Herrira, gana la ciudadanía».

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK
LOTURAK