Dirigentes mapuches presos dejan su huelga de hambre tras 76 días

Los líderes mapuches Héctor Llaitul y Ramón Llanquileo, ambos presos, han abandonado la huelga de hambre que mantenían desde hace 76 días respondiendo a las peticiones realizadas por organismos de derechos humanos.

NAIZ.INFO|TEMUCO|2013/01/28|0 iruzkin
20130128_mapuche
Carta en la que Héctor Llaitul anuncia el fin de su huelga de hambre. (NAIZ.INFO)

Los líderes de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) Héctor Llaitul y Ramón Llanquileo, presos en las cárceles de Los Manzanos y de Angol, respectivamente, han anunciado este lunes el fin de la huelga de hambre que ambos mantenían desde hace 76 días en protesta por medidas represivas contra los mapuches tales como la aplicación de la «Ley Antiterrorista» y el doble procesamiento por tribunales civiles y militares.

Los líderes comuneros han accedido a poner fin a la medida de presión tras ser visitados por representantes de organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos, quienes les habían instado a culminar el ayunos debido al debilitamiento de su delicado etado de salud.

Según ha informado el propio Llaitul en una carta, ha tomado la decisión «para que se formen las infancias necesarias en pro de la defensa de nuestro pueblo mapuche».

A respecto, el senador Alejandro Navarro (MAS) ha advertido de que «Héctor Llaitul evitó su muerte para viabilizar el diálogo. Su deceso pudo convertirse en el verdadero 'antes y después' del conflicto, lo que el Gobierno debiera agradecer».

Navarro ha afirmado que «la muerte de los Luchsinger es sólo el primer eslabón de una cadena de hechos que es posible detener, con voluntad y visión de Estado. Héctor Llaitul tiene esa visión de pueblo, de largo plazo. Esperamos que el gobierno también y se abra a dialogar con la CAM».

Por su parte, la vocera de los familiares de los presos mapuches, Guacolda Chicaguan, ha indicado que ahora se concentrarán en exigir que Llaitul sea trasladado a la cárcel de Angol, que reciba atención médica por sus problemas de salud y que se le reconozcan tres años de abono a su actual condena.

Llaitul y Llanquileo han protagonizado huelgas anteriores, la última en marzo de 2011 tras haber sido condenados a 25 y 20 años de prisión, pena que tres meses después y tras un recurso les fue rebajada a 15 y 8 años, respectivamente.