La población infantil en riesgo de pobreza aumenta un 77%

La población menor de 15 años de la CAV en riesgo de pobreza grave se ha incrementado un 77% en los últimos cuatro años. 35.000 niños viven en hogares con problemas para cubrir sus necesidades básicas, según un estudio del Ararteko.

Naiz.info|Gasteiz|2013/01/29
Int000003710
Iñigo Lamarca, en el centro, junto con su adjunta, Julia Hernández, y la directora de Infancia y Adolescencia, Elena Yarza. (Juanan RUIZ/ARGAZKI PRESS)
Casi tres de cada diez familias con vivienda en propiedad no pagada destina a gastos relacionados con ella más del 30 por ciento de sus ingresos, y seis de cada diez de quienes viven en alquiler se encuentran en la misma situación.
Algo más de 35.000 niños menores de 15 años (11,7%) viven en hogares que se encuentran en riesgo de no poder cubrir sus necesidades básicas.

El estudio del Ararteko sobre el impacto de la crisis en la infancia, presentada este martes en Gasteiz por el titular de este organismo, Iñigo Lamarca, se ha elaborado a partir de 57 indicadores que reflejan que, por dependencia económica, social y legal, el de los niños es uno de los sectores «más expuestos» a las repercusiones de la crisis.

El estudio, titulado ‘El impacto de la crisis en la infancia: la realidad vasca’ señala que algo más de 35.000 niños menores de 15 años (11,7%) viven en hogares que se encuentran en riesgo de no poder cubrir sus necesidades básicas, dos puntos y medio más desde que comenzó la crisis.

Los indicadores muestran que en Gipuzkoa, Araba y Bizkaia la proporción de población menor de 15 años en riesgo de pobreza grave ha pasado del 3,5% en 2008 al 6,2% en 2012, lo que supone un incremento de más del 77%.

Gastos de primera necesidad

Casi un 17% de la población vive en hogares que han tenido que reducir gastos de primera necesidad, el doble de personas que hace cuatro años.

Por otra parte, casi el 17% de los hogares llegan a fin de mes con dificultad o mucha dificultad. En 2011, dos de cada diez familias no podía hacer frente a gastos imprevistos, casi dos puntos porcentuales más que un año antes. El informe indica que el 12,9% de la población vive en hogares que han tenido que pedir dinero a familiares, amistades o instituciones, el doble que en 2008.

En torno al 8% de las familias tiene a todos sus miembros activos en paro y el porcentaje de familias que no pueden permitirse una comida con proteínas al menos cada dos días ha aumentado.

Afectar en el desarrollo educativo, social y laboral

El Ararteko destaca en este trabajo que hasta el momento, el Sistema de Garantía de Ingresos «parece haber tenido un impacto positivo» en la contención de las tasas de pobreza de Gipuzkoa, Araba y Bizkaia. Por ese motivo, ha asegurado que «cuanto mayor sea la crisis, mejor tiene que ser el sistema de protección social», ya que solo así podrá garantizarse la cohesión social.

Esta institución ha alertado de que «las carencias materiales posicionan a la infancia en una situación de desventaja y vulnerabilidad futura que puede afectar a su desarrollo educativo, social y laboral».

Por ese motivo, ha afirmado que «resulta clave tener en cuenta a la infancia en la toma de decisiones ante los retos a los que se enfrenta nuestra sociedad, no solo por su propio desarrollo y bienestar, sino también por el de la sociedad en su conjunto, para la que el coste futuro puede ser muy elevado».

LOTURAK