Obama proclama que «ha llegado el momento de una reforma migratoria integral» en EEUU

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha dicho que «ha llegado el momento» de aprobar una reforma migratoria en el país, al tiempo que ha advertido al Congreso de que debe actuar en este sentido o él mismo aprobará una reforma de esa política.

NAIZ.INFO|WASHINGTON|2013/01/29|0 iruzkin
20130129_obama
El presidente de EEUU, Barack Obama, durante su intervención en Las Vegas. (John GURZINSKI/AFP PHOTO)

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha afirmado que «llegó la hora de una reforma migratoria integral», y ha señalado que si el Congreso no actúa pronto enviará su propio plan para garantizar «un proceso justo» que permita a los ciudadanos en situación irregular «ganarse» el derecho a la regularización y la eventual ciudadanía.

En un discurso en Las Vegas (Nevada), Obama ha propuesto fortalecer la seguridad fronteriza, una vía para la eventual legalización y ciudadanía de los sin papeles, sanciones para empresas que los contraten a sabiendas, un sistema para verificar el estatus migratorio de los empleados y mejoras en el actual sistema para que EEUU «siga atrayendo talento».

Obama ha afirmado que quienes quieran «ganarse la legalización» deberán someterse a una revisión de antecedentes penales, pagar una multa e impuestos, aprender inglés y «ponerse en cola» para tramitar la residencia permanente.

El gobernante estadounidense ha reconocido que la inmigración siempre ha causado grandes divisiones, pero ha considerado que la reforma migratoria «está al alcance».

«Son parte del tejido social»

«Estos 11 millones de hombres y mujeres están aquí (...) y son parte del tejido social de nuestras vidas», ha asegurado Obama, al destacar también la contribución de los extranjeros sin papeles a la economía.

En ese sentido, ha citado que los inmigrantes han contribuido a la creación de empresas como Intel, Instagram, Google y Yahoo, y que una de cada cuatro nuevas empresas tecnológicas han sido impulsadas por ellos.

Por ese motivo, Obama ha consideado que la reforma migratoria que salga del Congreso también debe mejorar el sistema de visados para que Estados Unidos siga siendo «un imán para los mejores y más brillantes del mundo».

Asimismo, ha defendido los logros de su Gobierno del primer mandato para reforzar la seguridad en la frontera sur, con más agentes sobre el terreno y una reducción en los cruces ilegales en casi un 80% con respecto al año 2000.

Además, ha señalado que las medidas policiales han estado dirigidas principalmente a la deportación de criminales, que se encuentran «en su nivel más alto».

Esas propuestas emanan de la «hoja de ruta» que presentó en mayo de 2011 pero, a diferencia de lo que promueve un grupo de ocho senadores, republicanos y demócratas, Obama prefiere una vía más directa hacia la eventual regularización de los inmigrantes sin papeles.

Su esperanza, ha dicho, es que sus propuestas sirvan de guía para que el Congreso actúe sobre la reforma migratoria este año, si bien ha reconocido que «habrá un debate riguroso sobre los detalles».

La reforma migratoria, una promesa incumplida de Obama de 2008, cuenta con el respaldo de una amplia coalición de grupos hispanos, cívicos, académicos, religiosos, sindicales y empresariales, que considera que esta reforma es un imperativo «moral» y «económico».

El discurso de Obama ha servido como pistoletazo de una campaña pública nacional de la Casa Blanca a favor de una reforma que permita la legalización de 11 millones de ciudadanos en situación irregular en Estados Unidos.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK