La patronal plantea un ultimátum a los sindicatos de las gasolineras de Bizkaia

Los afiliados de ELA, UGT, CCOO, LAB y USO decidirán este sábado en asamblea si aceptan o no la oferta definitiva que les ha trasladado la patronal para firmar un nuevo convenio que ponga fin a la huelga de las gasolineras en Bizkaia, iniciada hace siete semanas.

NAIZ.INFO|BILBO|2013/02/01

Después de una reunión de más de seis horas mantenida hoy en la sede de la Delegación del Gobierno de Lakua en Bilbo, las partes no han llegado a un acuerdo, por lo que la patronal ha trasladado un ultimátum a los sindicatos para resolver el conflicto.

Las centrales sindicales –ELA, UGT, CCOO, LAB y USO– celebrarán este sábado una asamblea unitaria en la que decidirán si aceptan el nuevo convenio o prolongan la huelga, que iniciaron el pasado 20 de diciembre en un centenar de estaciones de servicio de Bizkaia.

La reunión de este viernes, la tercera celebrada entre las partes con la mediación del Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno autonómico, parecía que podía ser la antesala del pacto después de que hubiera un acercamiento de posturas en el encuentro del pasado miércoles.

Uno de los puntos de desacuerdo es el relativo a la movilidad, ya que los sindicatos no aceptan que un empleado pueda ser trasladado a otra estación de servicio que esté a 20 kilómetros de distancia del lugar de origen si no se respetan determinadas condiciones.

Los sindicatos han criticado que la patronal «se haya cerrado en banda» y no esté dispuesta a seguir dialogando con la mediación del Gobierno de Lakua. Mientras tanto, la patronal ha acusado a las centrales sindicales de no tener «voluntad» de llegar a un acuerdo.

La huelga comenzó por la demanda de los trabajadores de que se firmara un nuevo convenio laboral que les permitiese mantener el poder adquisitivo.

También exigían que no se aplicara la reforma laboral en lo referido a la ultraactividad –la vigencia de un convenio hasta que no se firme otro– y al «descuelgue», que permite a las empresas no aplicar lo recogido en el marco regulatorio.