AHT Gelditu! exigirá la paralización de un proyecto «absurdo» en una marcha el día 16

AHT Gelditu! ha convocado una manifestación para el 16 de noviembre en Iruñea para exigir la «inmediata» paralización de las obras del Tren de Alta Velocidad al considerar que este proyecto no solo «es un absurdo» sino «un auténtico escándalo» y un «atentado ecológico». La marcha se celebrará dos días antes del juicio contra los activistas que lanzaron las tartas a Barcina.

Naiz.info|Iruñea|2013/11/04
Aht_gelditu
Dos miembros de AHT Gelditu se han caracterizado como Asterix y Obelix. (Iñigo URIZ/ARGAZKI PRESS)

La manifestación, que partirá a las 17:00 del parque de Antoniutti, con el apoyo de diferentes colectivos, tendrá lugar dos días antes del juicio contra los cuatro imputados por el lanzamiento de tres tartas contra la presidenta de Nafarroa, Yolanda Barcina, para los que piden entre 5 y 9 años de cárcel.

Un juicio «surrealista» al entender de AHT Gelditu!, que, tras mostrar su solidaridad con los imputados, ha pedido el archivo del juicio y ha denunciado «la desproporción» de las penas solicitadas por una protesta «de carácter cómico».

Este «carácter cómico» han querido imprimir también a la presentación del acto, por parte de dos miembros del colectivo opositor al TAV caracterizados como Asterix y Obelix, buscando de esta manera, según han señalado, «ese reflejo de la situación con el tema del TAV, que nos parece más próximo al mundo del cómic que al de la realidad y el sentido común».

Escoltados por dos personas disfrazadas de romanos, han leído un escrito en el que recuerdan que han pasado dos años desde que comenzaron las obras del TAV en la Ribera de Nafarroa y afirman que, después de este tiempo, en plena crisis económica, que se siga justificando «el dineral» que supone «nos parece una ofensa».

Denuncian además el impacto ambiental que genera, calificando el proyecto de «atentado ecológico», y, desde el punto de vista político, lo consideran «inadmisible».

«De realizarse, sería la infraestructura más cara de la historia de Navarra», una obra que, igualmente, «no cubre ninguna necesidad sino que es un lujo para una minoría» y para la que a su juicio «no ha habido ningún tipo de debate social abierto, sino más bien engaños, ocultación y oscuratismo».

Después de dos años, «a lo inadmisible se añade lo ridículo y lo ilegal». «Lo ridículo porque el antiguo corredor se queda en un penoso petacho de TAV de sesenta kilómetros de Castejón a Campañas, sin mayores visos de continuidad» y «lo ilegal» porque el proyecto «pasa incluso a quebrantar la ley» tras sentenciar el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que las declaraciones de impacto Ambiental estaban caducadas, según explican.

Por eso, consideran «indispensable» detener «de inmediato» las obras de un proyecto que, en esta época de recortes y crisis, ven como «un despótico delirio que desprecia la voluntad popular, a la par que potencia enormemente las desigualdades».